/DE ELEGÍR A JORGE SALOMÓN, FÚTBOL HONDUREÑO SE EXPONE A SANCIONES

DE ELEGÍR A JORGE SALOMÓN, FÚTBOL HONDUREÑO SE EXPONE A SANCIONES

Luego de rechazar la inscripción de la candidatura de Gabriel Rubí, el virtual presidente de la Federación Nacional de Fútbol Hondureño (Fenafuth), será Jorge Salomón, pero su nombramiento estará viciado por elementos de forma como por padrinazgos económicos.

Su único contendiente, Gabriel Alfredo Rubí Paredes, denunció la forma en que se está dando el proceso, explica que “el pasado 28 de febrero a eso de las 10 de la mañana nos informaron que se abría la convocatoria para el congreso el 22 de marzo, lo que dejaba menos de 48 horas para presentar planillas”, esto debido a que por estatutos las candidaturas se deben de presentar al menos 20 días antes del Congreso.

Para presentar esta candidatura se necesita una carta de respaldo exclusiva a cada candidatura de al menos tres miembros de la federación, en ese momento se consideraban como miembros únicamente a seis entidades, las cuatro regionales (occidente, norte, sur y centro), Liga de Ascenso y Liga Nacional, pero para facilitar las postulaciones se decidió aceptar el respaldo de los Colegios de Árbitros y Entrenadores, esto también debido a las amenazadas de asistir a la FIFA con una denuncia en caso de no ser considerados los anteriores.

Rubí presentó su candidatura únicamente con el respaldo de la Regional de Fútbol de Centro Oriente y la Regional de Fútbol del Norte, esperaba se le diera un plazo de 48 horas luego de la resolución para subsanar los errores y agregar las recomendaciones de Liga Nacional y Colegio de Entrenadores, como lo ampara la ley, pero para su sorpresa su inscripción fue denegada, pero si aceptaron en la candidatura de Salomón un período para subsanar algunos documentos pendientes.

Luego del escándalo y posteriores capturas de Rafael Leonardo Callejas y Alfredo Hawit, acusados de haber recibido millonarios sobornos en el caso conocido como “Fifagate”, en 2015 el Comité de Emergencias de la FIFA recomendó a Fenafuth la creación de un Comité de Normalización para hacerse cargo del ente rector del fútbol hondureño, el cual sigue funcionando hasta la fecha.

Dentro del mismo documento de la FIFA, se dice de forma expresa que los miembros del Comité “actuarán como comisión electoral, cuyas decisiones serán firmes y vinculantes y cuyos miembros no serán candidatos a ninguno de los cargos vacantes”.

Jorge Francisco Salomón es uno de los cinco miembros originarios de esta comisión, hasta hace menos de sesenta días ostentaba el puesto de presidente, pero renunció con el objetivo de postularse como presidente de la Federación y saltar el requisito que puso la FIFA.

La candidatura de Salomón fue respaldada por la Regional de Fútbol del Sur, la Liga de Ascenso de Segunda División y la Regional Occidental con sede en Santa Rosa de Copán.

Rubí denuncia que por la premura con que se solicitaron las notas de respaldo, no se cumplió con los requisitos en los apoyos recibidos por Salomón “Juan Carlos Martínez, vocal primero de la Liga de Ascenso niega haber sido convocado para extender el apoyo a Salomón, también existe un acta notarial levantada en la regional occidental que acredita que no hay nada de actas donde se haya discutido respaldar a Salomón”.

Pero más allá de los requisitos formales, existe toda una estructura que busca el nombramiento de Salomón para continuar manejando y beneficiándose del fútbol hondureño, una clara injerencia pública de empresarios que tienen intereses económicos con la Federación.

Rubí denuncia que “entre los los miembros de la Comisión están Miguel Mourra, quien es cuñado de los Atala, propietarios de Banco Ficohsa y Rafael Villeda ligado a Televicentro, quien además de haber andado en abierta campaña apoyando a su excompañero de Comisión, por ética y conflictos debería de retirarse, todos sabemos los intereses que hay en juego”.

Estos intereses corren por el patrocinio exclusivo de un pequeño grupo de empresas hacia la Selección Nacional, de la cual nunca han rendido cuentas, Rubí ha expresado que diferentes bancos nacionales e internacionales así como también televisoras se acercaron a él para expresarle su interés en ser patrocinadores de la Selección y que hasta el momento no han tenido oportunidad de hacerlo por la exclusividad de las actuales empresas, incluso que a pesar de atractivas ofertas ha sido imposible y estas no han sido ni consideradas.

Rubí cree que el objetivo de la comisión es “evitar a toda costa que se lleven a cabo las elecciones en el Congreso de la Federación Nacional de Fútbol Hondureño”.

Actualmente presentaron una apelación ante la Secretaria Ejecutiva de Fenafuth y advierte que de no rectificar las inconsistencias en el proceso a nivel nacional lo hará ante la propia FIFA y advierte que “no deben de jugar con la Selección, corremos el riesgo que nos castiguen de forma internacional si hay irregularidades.

La elección de presidentes de la Fenafuth ha estado caracterizada por negociaciones y negocios, en el año 2002 se consideraba casi un hecho que el presidente sería Rodrigo Wong Arévalo, pero una serie de “irregularidades y deserciones” le dio el triunfo a Callejas.

La elección más reñida se dio en 2011, cuando por un voto Callejas venció al dirigente del Marathón, Yankel Rosenthal.

Según el Diario Deportivo Diez Callejas triunfó por una oscura negociación bajo la mesa “Yankel Rosenthal tenía 13 votos asegurados, la mitad de los 26 que integraba ese Congreso Federativo, pero había uno en el sector menor que no se había decidido. Callejas conquistó ese voto para sacar el triunfo y supuestamente terminó pagando un millón de Lempiras. Al final, el ahora expresidente, ganó la presidencia con 14-12… Solo era un voto el que estaba en juego y definía todo, Yankel ya tenía 13 votos, pero esa noche perdió ese, por el que se pagó un millón de lempiras, cuenta bajo anonimato uno de esos diputados que presenció aquella escena”.

Egresado de la Carrera de Periodismo - UNAH Crónica, política, investigación, data, fact checking.