CRISIS DE OPIÁCEOS POSIBLE CAUSA EN AUMENTO EN LAS INFECCIONES POR EL VIH

Mientras dos ciudades en Massachusetts luchan contra un brote, el poderoso fentanilo sintético puede ser el principal culpable. El contagio de VIH entre las personas que se inyectan drogas ha vuelto, esta vez en Massachusetts, a pesar de su reputación como el estándar de oro de la nación para el acceso a la salud pública y el cuidado de la salud. Lawrence y Lowell, ciudades vecinas cerca de la frontera con New Hampshire, informaron de...
Redacciónabril 20, 2018

Mientras dos ciudades en Massachusetts luchan contra un brote, el poderoso fentanilo sintético puede ser el principal culpable.

El contagio de VIH entre las personas que se inyectan drogas ha vuelto, esta vez en Massachusetts, a pesar de su reputación como el estándar de oro de la nación para el acceso a la salud pública y el cuidado de la salud.

Lawrence y Lowell, ciudades vecinas cerca de la frontera con New Hampshire, informaron de un aumento en nuevas infecciones por VIH entre personas que se inyectan drogas, con 52 casos nuevos en el área el año pasado en comparación con 32 el año anterior. Si bien 52 nuevos casos de VIH pueden no sonar dramáticos, los expertos en salud temen que los nuevos diagnósticos exploten.

Los funcionarios locales de salud sospechan que el virus se está diseminando en gran parte mediante el intercambio de agujas, y han pedido a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. que investiguen. Se espera que los detectives de enfermedades de Centros para el Control y Prevención de Enfermedades lleguen más adelante este mes para comenzar las entrevistas de campo y tratar de determinar la fuente de los grupos de VIH.

Se sospecha que el uso de fentanilo en toda Nueva Inglaterra es una causa importante, de acuerdo con varios expertos en salud, incluidos profesionales de la salud de Lawrence y Lowell, y un profesor que trabaja en el terreno en puntos calientes de opiáceos a nivel nacional.

El fentanilo, un opioide sintético con una potencia letal, de 30 a 50 veces más potente que la heroína, ha afectado duramente a la región en parte debido a la prevalencia de la heroína en polvo blanco, que se ve idéntica. Los distribuidores en el área cortan su heroína con el sintético más barato para aumentar las ganancias, según los epidemiólogos. Como resultado, New Hampshire y Massachusetts se ubican primero y segundo, respectivamente, en muertes por fentanilo per cápita. Mata a más personas que las sobredosis de heroína en los dos estados, según el Boston Globe.

La vida media del fentanilo es más corta que la de la heroína, lo que significa que la droga desencadena un aumento más intenso pero también deja el cuerpo más rápidamente. Las personas que se inyectan necesitan el fentanilo con más frecuencia para evitar los síntomas de abstinencia. Eso puede significar inyectarse ocho o más veces al día en lugar de las dos o cuatro veces que un adicto a la heroína podría hacerlo a diario, según los expertos en reducir el daño causado por el consumo de drogas.

Más inyecciones significan una mayor probabilidad de que las personas compartan agujas, según el Dr. Peter Friedmann, decano asociado de investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts y director de investigación de la organización sin fines de lucro Baystate Health.

“Tener que inyectarse más veces al día para evitar la abstinencia hace que las agujas de las jeringas se desgasten, y en ausencia de una expansión del acceso a las jeringas, es inevitable compartir más jeringas”, dijo Friedmann.

Dan Ciccarone, profesor de medicina familiar y comunitaria de la Universidad de California en San Francisco, espera que la investigación de losCentros para el Control y Prevención de Enfermedades incluya una encuesta de consumidores de drogas que viven en Lawrence y Lowell para determinar el alcance del uso de opiáceos. “Todavía estamos en esta fase de solo contar cadáveres”, dijo.

Después de que los profesionales de la salud pública notaron el aumento de nuevas infecciones por VIH el año pasado, Lowell comenzó un intercambio de agujas con el apoyo de una subvención de 135,000 Dólares de la Universidad de Baltimore. El intercambio ha estado funcionando solo durante un año, y las horas de operación limitadas significan que las agujas limpias todavía no llegan a todas las personas que las necesitan.

En Lawrence, la mayoría de las nuevas infecciones se producen entre personas menores de 40 años que no fueron testigos de la crisis del VIH/SIDA de los años ochenta y noventa, según expertos locales en salud. Sin conocer las lecciones de esa crisis, es más probable que compartan agujas y hay menos probabilidades de buscar tratamiento médico, lo que podría crear una comunidad incontable de personas con VIH no diagnosticado que no están siendo tratadas y que transmiten el virus.

También hay escasez de opciones de tratamiento para el uso de sustancias a nivel nacional, particularmente medicamentos, como suboxone y buprenorfina, que han demostrado ser muy exitosos.

Como la mayoría del país, Massachusetts no cuenta con suficientes médicos entrenados para prescribir un tratamiento asistido por medicamentos (MAT, por sus siglas en inglés) para todos los pacientes que lo deseen. Un médico debe tener una certificación MAT para recetar los medicamentos.

“Bromeamos, sobre como un pasante de primer día en la sala, puede prescribir un anticoagulante a un paciente ambulatorio”, dijo el Dr. Alysse Wurcel, médico adjunto y profesor asistente de la Facultad de medicina de la Universidad de Tufts. Mientras que los anticoagulantes pueden salvar vidas, los efectos secundarios incluyen un sangrado abundante, que puede ser fatal.

“Suboxone, que tiene efectos secundarios limitados, no se puede prescribir”, dijo Wurcel.

Otras comunidades que han tenido esa combinación arriesgada de acceso limitado a agujas limpias y opciones de tratamiento inadecuadas también han sufrido brotes de enfermedades infecciosas, incluido un brote de VIH en 2015 en Scott County, Indiana.

Bajo el liderazgo del entonces gobernador Mike Pence, Indiana sufrió el peor brote de VIH en la historia del estado. Durante los meses que Pence retrasó la aprobación de un intercambio de agujas en el condado de Scott, se diagnosticaron 20 nuevos casos de VIH cada semana.

“El condado de Scott es un caso extremo”, dijo Ciccarone sobre la comunidad de 23,000 personas donde el VIH se propaga rápidamente a través del uso de agujas sucias.

Lawrence y Lowell son pequeñas ciudades postindustriales con poblaciones más de tres veces superiores a las del condado de Scott. “Piensa en todo Estados Unidos, en docenas de lugares como Lawrence y Lowell”, dijo Ciccarone.

Aún más inquietante es que Massachusetts tiene un sistema de salud pública ampliamente considerado como el mejor del país. El estado también ha montado una respuesta vigorosa a la epidemia de opiáceos, que incluye la apertura de intercambios de agujas, lo que hace que la medicación de reversión de la sobredosis de drogas, naloxona, esté ampliamente disponible para el tratamiento del abuso de sustancias.

Pero incluso el mejor sistema de salud pública del país tiene debilidades. Y si un brote puede ocurrir en Massachusetts, puede ocurrir en cualquier lugar.

“No somos Virginia Occidental y no somos rurales de Maine”, dijo Wurcel. “Tenemos intercambios y un buen sistema de salud pública. Eso es lo que lo hace realmente aterrador “.

Si el brote se expande, otros estados y ciudades con una alta tasa de uso de drogas inyectadas deberían interpretar el aumento del VIH de Lawrence y Lowell como una señal de advertencia.

Fuente original: www.huffingtonpost.com

Traducción: El Pulso

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019