/DE TRIFULCAS Y COREOGRAFÍAS

DE TRIFULCAS Y COREOGRAFÍAS

CRÓNICA PARLAMENTARIA

Luego de tres semanas de fallas continuas en el sistema de votación electrónica, nuestros honorables diputados pudieron finalmente hacer uso del mismo la semana anterior, tras intensas pruebas para verificar el funcionamiento adecuado. El interín sirvió, no obstante, para que los diputados continuaran absortos en el estado de la negociación, que en este momento abarca dos inmensos temas: el presupuesto general 2019 y las reformas electorales. Eso sí, a pesar de la mora legislativa que persiste en las comisiones de dictamen del legislativo, la semana dejó suficiente tiempo para estrenar nuevos atuendos con toda la bullaranga, dejarse ver ante los maestros que exigen un aumento salarial y hasta darse un paseíto por la Teletón para donar la tan codiciada plata que «los padres de la patria» administran en nuestra representación.

El martes la sesión inició con poca asistencia de parte de los diputados del Congreso Nacional, pese a que contaron con la mayor parte de la semana pasada libre. La junta directiva recibió la correspondencia del Poder Ejecutivo y luego pasó a dictámenes, entre los que se aprobó la cantidad de L.200,000.00 para el Paseo Real de las Chimeneas de Trinidad, Santa Bárbara. Hasta entonces todo marchaba con normalidad, hasta que se introdujo el dictamen del proyecto de desarrollo y mejoramiento de la infraestructura y red vial de Islas de la Bahía. Para la explicación del proyecto se hicieron presentes funcionarios de la Secretaría de Turismo y de Coalianza, entre los que se encontraba el comisionado presidente de Coalianza, Miguel Ángel Gámez. Tras la explicación del proyecto, que consiste en un fideicomiso de 50 millones de lempiras por once años, el presidente Mauricio Oliva turnó la palabra al diputado de Libertad y Refundación Jari Dixon Herrera, quien, en lugar de referirse al proyecto en discusión, decidió realizar remembranzas sobre «la tenebrosa CONADI» para compararla a Coalianza. El presidente Oliva, entonces, pidió al legislador atenerse al tema. Dixon Herrera prosiguió con su participación tal y como la había comenzado, lo que ocasionó que el presidente Oliva le espetara, «Bueno, entonces le quito la palabra, así de sencillo.»

Fotografía: Cortesía

Ante la «señal» de la directiva, la bancada de Libertad y Refundación, cuyos integrantes curiosamente llegaron ataviados para el «performance» con gorras y bufandas que contenían la leyenda «FUERA JOH», comenzó a protestar por el atropello contra el diputado Dixon Herrera con vuvuzelas y silbatos previamente preparados. No obstante, los artículos del proyecto de infraestructura para Islas de la Bahía, aún con todo y bullicio, seguían aprobándose uno por uno, mientras los miembros de la junta directiva esbozaban sonrisas –sabidas, quizás– mientras leían cada uno de los artículos. Durante la votación, las dos bancadas mayoritarias –Partido Nacional y Libertad y Refundación– decidieron amenizar la sesión ejecutando un «pulso» para ver quién gritaba más fuerte, los unos «¡FUERA JOH!» y los otros «¡VIVA JOH!». El edificante espectáculo pronto fue dominado nuevamente por la bancada de Libre, que recurrió a «la vieja confiable»: entonar la consigna «Y va caer, y va caer, la dictadura va a caer» mientras algunos legisladores trepaban en sus escritorios para enfatizar el sentimiento. Muy pronto, el proyecto de desarrollo y mantenimiento de la infraestructura vial de Islas de la Bahía se aprobó, y mientras los diputados de Libre ahora cantaban a voz en cuello el himno nacional, otro dictamen, esta vez de la interpretación de la Ley del Instituto de Previsión Militar para incluir en las exoneraciones fiscales a La Armería, al Liceo Militar del Norte, y a la tienda y comisariato del IPM, fue aprobado sin impedimento mayor. El diputado Wilmer Velásquez prosiguió entonces con la lectura de varios dictámenes en medio de la bullaranga, que finalmente llegó hasta los curules de la junta directiva, lo que provocó que el presidente en funciones, Antonio Rivera Callejas, suspendiera de golpe la sesión a apenas hora y media de comenzada.

El miércoles la sesión inició ya pasadas las 5:30pm, con la presentación de varios dictámenes en primer debate que abordan temas de educación, como la Ley del Subsidio Escolar que presentó el diputado secretario Tomás Zambrano. Finalmente, se presentó el dictamen del proyecto del Poder Ejecutivo para aprobar los ascensos en las Fuerzas Armadas de Honduras, como es característico en este tiempo del año. El presidente Mauricio Oliva pidió la dispensa de dos debates, que fue prontamente aprobada por todas las bancadas a excepción de la bancada de Libertad y Refundación y el PINU-SD. Inmediatamente, el diputado Luis Redondo tomó la palabra para explicar que él sentía la necesidad de votar en contra de los ascensos por no saber si alguno de los propuestos era responsable de haber disparado contra algún manifestante durante la crisis post-electoral del año 2017 y someter formal moción al pleno para suspender los ascensos hasta que las Fuerzas Armadas aclararan quiénes fueron los responsables. Luego, el diputado David Reyes invocó el maltrecho diálogo nacional que media la ONU con el gobierno, el Partido Nacional, el Partido Liberal y representantes de Salvador Nasralla para pedir que no se aprobaran los ascensos, a lo que el presidente Mauricio Oliva le respondió al diputado Reyes que las funciones del Congreso Nacional eran indelegables y que por lo tanto no supeditaría el poder legislativo a ninguna instancia de diálogo, por más que respetase la existencia del mismo.

Cortesía: Congreso Nacional

El siguiente en intervenir fue el diputado Yester Muñoz, quien antes de solicitar la venia de la cámara para introducir una moción de orden tuvo la extraña idea de mencionar al comisionado y ex director de la Policía Nacional de Honduras, Ramón Sabillón, como «ejemplo» de las Fuerzas Armadas. El próximo fue el jefe de bancada del partido Libertad y Refundación, Carlos Zelaya, a quien el presidente Mauricio Oliva solicitó que «marcara la pauta» de sus miembros de bancada y se atuviera al tema en discusión, y quien informó que la bancada estaría votando en contra de todos los ascensos. Los ánimos comenzaban a caldearse, y la gritolera desde las curules a la junta directiva aumentaba en volumen, pero al final todos los ascensos fueron aprobados sin importar las poses de los diputados. Tras la lectura en primer debate de la Ley de Cinematografía y la aprobación de varios contratos de servicios del Banco Central de Honduras, la sesión se suspendió.

Fotografía: Cortesía Congreso Nacional

La sesión del jueves inició con la lectura y aprobación del acta y con el anuncio del presidente Mauricio Oliva de mover las sesiones legislativas al miércoles, jueves y viernes para la aprobación del Presupuesto General 2019. Luego, se prosiguió con la presentación de un sinnúmero de proyectos de ley, donde figuraban muchos diputados y diputadas que salieron «trasquilados» en recientes informes de productividad legislativa, para tratar de levantar sus números. Sin embargo, aprovechando los actos de la Teletón, varias legisladoras se postularon con las embajadoras del Congreso Nacional el sábado para entregar «el chequesote» de L.1,500,000.00 como donación a la institución de rehabilitación. A ver qué nos depara esta semana.

Nincy M. Perdomo, hondureña, nacida en Tegucigalpa. Es Licenciada en Comunicación y Publicidad (Unitec). Ha publicado textos varios en la revista Mera V (Honduras), La Rabia del Axolotl (México), Revista Ombligo (México) y República de Papel (Nicaragua). Actualmente es stringer video para la Agencia Francesa de Prensa (AFP).