/COSTA RICA A 18 MESES PARA QUE EL MATRIMONIO IGUALITARIO SEA UNA REALIDAD
201801091353580.marcha-f

COSTA RICA A 18 MESES PARA QUE EL MATRIMONIO IGUALITARIO SEA UNA REALIDAD

La Sala Constitucional de Costa Rica ha emitido un fallo este jueves sobre matrimonios y uniones del mismo sexo en este país y ordenó a la Asamblea Legislativa, adecuar las leyes para garantizar los derechos de esta población

Las parejas del mismo sexo podrán contraer matrimonio en Costa Rica, pero no todavía.

La Sala Constitucional dejó insatisfechas las expectativas del movimiento pro derechos LGBTI, al ordenar a la Asamblea Legislativa legalizar esa figura en un plazo de año y medio. Solo después del 2020 podría las parejas del mismo sexo tener reconocimiento del Estado en Costa Rica.

En una larga sesión, la Sala de lo constitucional fijó un plazo de 18 meses para que entre en vigencia el matrimonio entre personas del mismo sexo. Si el Congreso no aprueba ninguna ley, las normas declaradas inconstitucionales quedarán automáticamente derogadas en 2020.

El fallo declara inconstitucionales el inciso 6 del artículo 14 del Código de Familia, el cual establece que “es legalmente imposible el matrimonio entre personas del mismo sexo”, así como el artículo 242 que indica que las uniones de hecho son entre hombre y mujer, pero de momento las mantiene vigentes, a pesar de la opinión consultiva emitida en sentido contrario por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el pasado 9 de enero y que jugó un papel vital en el proceso electoral recién pasado.

Desde hace años el Congreso de Costa Rica tiene en su poder iniciativas de ley para las uniones civiles entre personas del mismo sexo, pero su avance ha sido nulo ante la oposición de partidos conservadores y la resistencia de grupos religiosos.

Los grupos defensores de derechos humanos y organizaciones de la diversidad sexual, reactivaron aún más su lucha en enero pasado cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió una opinión consultiva favorable a la identidad de género y los derechos familiares de la población LGBTI (lesbianas, gay, bisexuales, transexuales e intersex).

Esta opinión, emitida ante una consulta del Estado de Costa Rica, generó una gran polémica en el país, pues los grupos conservadores afirman que se trata de una injerencia de la Corte Interamericana en asuntos internos.

La Procuraduría General de la República remitió en marzo pasado a la Sala Constitucional un criterio en el que afirma que ese mismo tribunal, en fallos anteriores, ha determinado que las opiniones de la Corte Interamericana son vinculantes.

Uno de los avances más recientes de Costa Rica y que responde a la opinión consultiva de la Corte Interamericana, se produjo en mayo pasado cuando el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) anunció una reforma al Reglamento del Estado Civil que permite el cambio de nombre por identidad de género auto percibida.

Otros avances de Costa Rica en los últimos años han sido cambios en reglamentos para garantizar a las parejas del mismo sexo el seguro social familiar, la pensión por muerte de la pareja y las visitas hospitalarias.

Costa Rica evita así convertirse en el país 27 en el mundo en poner en vigencia la legalidad del matrimonio igualitario. Se asemeja más bien a Taiwán, donde el 24 de mayo el Tribunal Constitucional dio dos años al parlamento para reformar las leyes y, si eso no ocurre, las parejas del mismo sexo podrían entonces acudir en 2020 a los ayuntamientos para casarse.