/CONSEJO PERMANENTE DE LA OEA ANALIZA LA SITUACIÓN EN NICARAGUA

CONSEJO PERMANENTE DE LA OEA ANALIZA LA SITUACIÓN EN NICARAGUA

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) analiza el viernes la situación en Nicaragua, en momentos en que sigue en pie la crisis y el organismo interamericano busca cooperar en la búsqueda de soluciones como una eventual reforma electoral que varíe el panorama local.

Entre los esfuerzos de la OEA cuenta la visita a Managua el pasado miércoles del enviado del Departamento para la Cooperación y Observación Electoral (DECO) de la OEA, de Cristóbal Fernández, quien se reunió con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) y una delegación del gobierno del presidente Daniel Ortega.

La reunión de la OEA el viernes comenzó a las 10.00 a.m. en la sede del organismo en Washington. Se produce a solicitud de las misiones permanentes de Argentina y Estados Unidos. El embajador de EE.UU., Carlos Trujillo, quien lidera actualmente el Consejo Permanente de la OEA, inauguró la sesión.

La sesión de la OEA analizó los incumplimientos del gobierno de Ortega de los artículos 3 y 4 de la Carta Democrática que rige al organismo. Participantes citaron los informes de instituciones de derechos humanos que hacen constar tales irregularidades.

Incluyen el hecho de que no han sido liberados la totalidad de las 235 personas privadas de libertad ya conciliadas con el CICR, y los liberados no cuentan con todos los derechos. También advierten que Ortega sigue excluyendo de la mesa de diálogo la propuesta de hacer una reforma electoral.

El gobierno de Ortega descartó el mismo miércoles la propuesta de adelantar los comicios presidenciales y legislativos previstos para 2021, como pide la OEA y la oposición.

Respecto al artículo 3 de la Carta Democrática de la OEA, la sesión valoró que el gobierno de Ortega ha fallado al controlar todos los poderes del Estado y al desmantelar el régimen plural de partidos políticos. A su vez indican que se constatan «reiterados fraudes electorales» y «violaciones masivas y generalizadas de los derechos humanos y de libertades fundamentales»

Sobre el artículo 4, al gobierno de Nicaragua se le achaca la «falta absoluta de transparencia y de probidad», así como la «restricción de la libertad de expresión y de prensa».

«Es bien conocido que en Nicaragua no existe el Estado de Derecho, no hay independencia de poderes. El poder judicial, el poder legislativo, el poder electoral, están todos controlados y manipulados por el dúo Otega-Murillo», dijo en la sesión el Profesor Adjunto de George Washington University, Rubén Perina.

Dijo que varios medios de comunicación «están bajo su control, y los que no, son acosados y perseguidos».

«Esto le ha permitido a Ortega aumentar su poder personal de caudillo y así modificar la Constitución», agregó Perina.

Todo esto en medio de la severa crisis que atraviesa Nicaragua, después de las protestas de abril del 2018 contra Ortega que dejaron más de 320 muertos y casi 600 personas permanecen todavía encarceladas.

En la sesión extraordinaria de la OEA el jueves participan además de Perina, el exviceministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, José Pallais, y el presidente, de Nicaraguan-American Center for Democracy, Harold Rocha.

Además estarán Haydee Castillo Flores, quien es la presidenta del Instituto de Liderazgo de Las Segovias y del Foro de Mujeres para la Integración Centroamericana y del Caribe y Jaime Aparicio, expresidente del Comité Jurídico Interamericano y exjefe de la Misión Electoral en Nicaragua del Centro Carter.

En aras de aliviar las tensiones y reducir las presiones, Ortega ha excarcelado a cientos de detenidos. Sin embargo, se ha negado a liberar a todos los presos políticos identificados por la oposición.

El Informe de la Misión del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) ofreció detalles de la actual situación en Nicaragua. El texto documenta hechos de violencia y de represión estatal.

Rocha citó lo que catalogó como «cinco hitos que han ido progresivamente desmantelando los muros de contención que garantizan la separación e independencia de los poderes del Estado».

Entre los hitos mencionó el «desmantelamiento de la pluralidad política y edificación de un partido hegemónico». Explicó que desde las protestas del 2018 líderes opositores están en el exilio, en la prisión o han muerto.