/Conflictos 2018: Trump, Venezuela y Red Herring

Conflictos 2018: Trump, Venezuela y Red Herring

Red herring es un modismo del idioma inglés. Se refiere a una maniobra de distracción,​ una falacia lógica que desvía la atención del tema tratado.”

Según el análisis de Ian Bremmer and Cliff Kupchan, Donald Trump es el presidente más débil que ha tenido los Estados Unidos en décadas. Su incontinencia en Twitter, su nueva manera de hacer política anti diplomática, su discurso fuerte, excluyente, xenófobo, islamofóbico, racista, la línea armamentista para resolver disputas internacionales por medio de la intimidación bélica o el recorte de fondos a países tercermundistas, las Fake News, las divisiones que se han creado entre los republicanos en la cámara de representantes y la posible pérdida de escaños en el Congreso en las elecciones de mitad de periodo.

Fuego y furia: dentro de la Casa Blanca de Trump

La noticia de la reacción de Trump sobre este libro captó la atención de muchos medios. El libro cuestiona fuertemente la inteligencia de Trump. La nota coincide con la cancelación del TPS a El Salvador que afecta directamente a 200 mil personas radicadas en los Estados Unidos desde aproximadamente hace 20 años.

Como habían predicho Ian Bremmer and Cliff Kupchan sobre las acciones del magnate, ahora presidente de los Estados Unidos:

“Eso promete un año de llamativos titulares de un día, pero casi nada que conmueva la política.”

Escándalos de acoso sexual, un enfrentamiento directo con estrellas de Hollywood, campañas en su contra, el prototipo de un individuo anti político, que venció a la maquinaria mediática y se coronó presidente en su primer intento.

Cruzando el Atlántico llegamos a la Eurozona, que también la tienen difícil, la crisis de refugiados, el terrorismo, medidas económicas, elecciones, decisiones políticas, pero todo apunta a que otro año relativamente constructivo.

33

Regresando al continente americano está la Venezuela del postchavismo, de la caída de PDVSA, de crisis social y escasez. El 2018 no solo será un año electoral para el Partido Socialista Unido de Venezuela, será de mantenerse en el poder aunque Nicolás Maduro ha logrado el control institucional y el favor de los militares, ha logrado la división de la oposición.

Las elecciones del 2018 contra una oposición desgastada, prácticamente sin líderes, garantiza el control total del régimen y no importa si ganar la elecciones los llevan a un aislamiento internacional más fuerte, riesgo que están dispuestos a correr.

Posibles escenarios en el contexto social en Venezuela:

Profundización de la crisis económica es un riesgo de que el tejido sociopolítico explote, pero si tal ocurriera sería visto por la oposición como algo positivo, porque el ejército podría abandonar a Maduro lo que implicaría negociaciones que podrían significar nuevas elecciones y un gobierno de transición.

Fuente original en inglés:

www.eurasiagroup.net