/UN VOTO DE CONFIANZA A LÓPEZ OBRADOR

UN VOTO DE CONFIANZA A LÓPEZ OBRADOR

Por Óscar Esquivel

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México antes de su llegada al poder, creó muchas expectativas en los mexicanos y en el resto de América Latina. Estas expectativas parecen desvanecerse en algunos líderes políticos en Honduras, como por ejemplo el ex presidente Manuel Zelaya. El presidente Zelaya, quien es un hombre experimentado en la administración pública y en relaciones exteriores y a su vez víctima de un golpe de estado, ha mostrado su indignación a través de un tweet al respecto de la reunión sostenida entre el Presidente Manuel López Obrador y Juan Orlando Hernández.  «Pactar con el dictador que nos impone EEUU y su cruel modelo NEO LIBERAL es un respaldo a la injerencia de Donald Trump. Juan Pablo II abrazó a Pinochet y después la Iglesia lo canonizó, pero TRUMP no es la Iglesia, es un racista que niega derechos a migrantes,» escribió en Twitter el presidente Zelaya. ¿Ignorará acaso el presidente Zelaya que si Obrador enfrentara virulentamente al imperialismo yanqui y a sus aliados no lo dejarían terminar su mandato o le crearían una crisis política interna ingobernable? Manuel Zelaya cita, en su recién publicado libro,  una conversación con Martín Torrijos, ex presidente de Panamá:

» –Oíme Martín, me dieron un golpe por tus consejos,–  ya que, iniciando mi Gobierno, yo le había preguntado, «¿Cómo haces, Martín, para mantener relaciones cordiales con Cuba, Rusia y Estados Unidos?» Él me respondió entonces, «Mel, sólo se ocupa tener voluntad y te van a respetar.» El ex presidente Torrijos me aclaró, en tono de bromas, –Es que hay un pequeño detallito que no te dije Mel: yo tengo un canal interoceánico y vos no.–»

Otro motivo de desilusión en algunos hondureños es que López Obrador se haya sometido al chantaje del supremacista blanco Donald Trump, quién amenazó con castigar con un arancel del 5% y hasta el 25% a los productos y servicios mexicanos si no ponía restricciones a los migrantes centroamericanos. México, aparte de migrantes, exporta a suelo estadounidense autos, computadoras ( es el segundo exportador después de China), ropa, alcohol (es el principal exportador de cerveza hacia Estados Unidos) y combustible. El país azteca es, además, el mayor exportador de productos agrícolas a Estados Unidos. 1700 millones de dólares en productos y servicios cruzan la frontera entre México y Estados Unidos todos los días. La relación comercial entre México y Estados Unidos es profunda y vital en el desarrollo de México, por lo que López Obrador tendrá que ser el mejor equilibrista para cruzar y terminar con éxito su mandato sobre una cuerda floja que le ha tendido el enemigo de nuestros pueblos latinoamericanos.

La creación de 20,000 empleos de aquí a finales del año ha sido el motivo de la iniciativa firmada entre Manuel López Obrador y el dirigente de régimen hondureño. Estos empleos buscan evitar que nuestros compatriotas emigren; esa es la naturaleza del convenio. Se asume que los fondos destinados por México hacia Honduras serán controlados para evitar que sean desviados hacia otros propósitos.

A López Obrador le toca abrir la brecha de años y años de sometimiento de gobiernos entreguistas al imperialismo. Él sabe que debe sentar las bases para una futura independencia –sobre todo económica– del yugo imperial. Carga, además,  con la esperanza de que pueda cubrir el vacío de liderazgo en la región mesoamericana. En última instancia, es a los mexicanos a quienes les toca juzgar el papel de su mandatario, mientras que a los hondureños nos compete resolver nuestros asuntos con el régimen imperante. “Ten cerca a tus amigos pero más a tus enemigos,” podría ser uno de los consejos que está siguiendo el presidente Manuel López Obrador, a quien deseamos el mejor de los éxitos por el bien de México y América Latina.

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.