Investigaciones

Cómo entender el discurso de fin de año de Kim Joung-un

Por

el

Por Luis Hércules


El presidente de Corea del Norte, Kim Joung-un, ha dado la bienvenida al 2018 con una comparecencia pública en la que resaltó algunos puntos emitidos en el artículo publicado hace unos días por el medio oficial, donde se reconocía la labor armamentística de su nación en 2017.

Su discurso estuvo caracterizado por el pensamiento de la “Era Juche”, como parte de la cosmovisión filosófica –forma de ver el mundo- norcoreana, inspirada por Kim Il-Sung y muy cercano al pensamiento maoísta. El 2018, en su calendario es el año 107.

Joung-un, agradeció al pueblo y ejército norcoreano por su apoyo a las decisiones del Gobierno, de igual modo expresó gratitud a los miembros del Partido del Trabajo de Corea. A “los compatriotas del Sur” –refiriéndose a Corea del Sur- “y a los compatriotas en el extranjero que luchan por la reunificación de la patria, y a los pueblos progresistas y amigos de distintas latitudes del mundo que se oponen a la agresión y a la guerra y que se han solidarizado con nuestra justa causa.”

A continuación, menciona que el 2017 fue un año difícil debido a las constantes intimidaciones y aislamientos de parte de los “Estados Unidos y sus seguidores”, pero destaca que el apoyo de la población fue valioso para los avances del socialismo jucheano.

Ha reconocido que el éxito más grande del año anterior ha sido el perfeccionamiento de las fuerzas armadas nucleares del Estado. Que incluyeron el misil balístico intercontinental, ensayos de armas termonucleares, creación de medios de transporte de artefactos nucleares. Las cuales estaban previstas en su planificación estratégica. Con ese avance, señala que su Estado ahora “puede responder a cualquier amenaza nuclear de EE.UU”.

“Todo el territorio norteamericano está al alcance de nuestro ataque nuclear y en todo momento está a mi disposición el botón nuclear en el escritorio de mi despacho. Esta es una realidad, y jamás una mera amenaza que deben tener bien claro”, señaló.

Dedicó el avance al pueblo norcoreano, que ha sido el que ha sufrido las consecuencias de las sanciones y el bloqueo, pero que han confiado y apoyado las decisiones que ha tomado su Gobierno.

Seguidamente, destacó los avances en la ciencia que han desarrollado la tecnología y la posibilidad de adecuar la industria metalúrgica y la consolidación de la industria química. Así como un crecimiento en la industria mecánica que ha producido vehículos para el trabajo rural y que eso apoyará el crecimiento de la economía interna que ha dejado para el 2017 una gran producción de frutas, a pesar de las condiciones climáticas adversas.

300px-Koreanwarmontage

Luego, Kim Jong-un, recordó al país que este año celebraran los 70 años de fundación de la República Popular Democrática de Corea. Ese Estado se formó el 9 de septiembre de 1948, como resultado de varios conflictos desde la invasión del Imperio de Japón en 1910, a la península coreana y que duró hasta finales de la Segunda Guerra Mundial en 1945.

Para que Japón saliera de la península, la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y los Estados Unidos, acordaron en 1943, que la URSS le declararía la guerra, esto con la idea de atacarle por el Norte puesto que parecía más débil por esa zona. Pero no fue hasta el 8 de agosto –dos días después del lanzamiento de la primera bomba atómica por EE.UU.- de 1945, que la URSS ingresó a la península de Corea, atacando al ejército japonés con el apoyo de una guerrilla coreana. EE.UU. también atacaba a Japón por su cuenta y al siguiente día lanzó otra bomba atómica a Japón.

El 15 de agosto, Japón anunció su rendición y la firmó el 2 de septiembre de ese mismo año. Concluyendo así la “Guerra del Pacífico” y en consecuencia la Segunda Guerra Mundial. Ese final, reavivó la tensión entre la URSS y los EE.UU. Los norteamericanos, a través de la División de Operaciones del Departamento de Guerra, se ubicaron en el paralelo 38 norte del plano ecuatorial del planeta. La que serviría como línea divisoria entre las zonas ocupadas por la URSS (al norte) y las zonas ocupadas por  EE.UU. (al sur). Ninguna de las dos potencias se refirió a las ubicaciones y se manejó como un acto de aceptación.

Después de la rendición japonesa de 1945, Kim Il-Sung, vuelve a Corea después de ser parte de las guerrillas antijaponesas en el norte de China, y además miembro del Partido Comunista de ese país. Con grado de comandante y con la confianza de los soviéticos, el sector norte de la península era suya. Con el tiempo se convirtió en la zona más industrializada, el sur, bajo la administración de los estadounidenses se volvió la parte más pobre, funcionando como proveedora de alimentos.

Esa disparidad en el desarrollo generó una crisis de polarización política e ideológica que concluyó en la separación e independencia de las dos coreas. El 9 de septiembre de 1948 nació la República Popular Democrática de Corea del Norte, bajo el control Kim Il-Sung, a partir de entonces primer ministro. Semanas más tarde, Corea del Sur declaró su fecha de independencia el 15 de agosto en conmemoración a la rendición de Japón y retirada de sus tropas de la península en 1945. Así nació también la República de Corea.

Pero la independencia de esas naciones no sirvió para superar la polarización. Casi dos años después, Corea del Norte atacó a Corea del Sur con la intención de liberarles de los estadounidenses y reunificar la península como un país socialista. Inmediatamente EE.UU. reaccionó al ataque considerando que era un intento de los soviéticos por invadir Seúl. Este episodio generó la ‘guerra de Corea’ y oficialmente el primer conflicto bélico entre dos potencias ganadoras de la Segunda Guerra Mundial. A esa nueva etapa se le denominó a partir de entonces “Guerra Fría”.

Kim Il-Sung, abuelo del actual lider supremo de Corea del Norte, Kim Jong-il

Kim Il-Sung, abuelo del actual lider supremo de Corea del Norte, Kim Jong-Il

Las Naciones Unidas, junto a los EE.UU., intervinieron en el conflicto enviando tropas para recuperar Seúl, la capital de Corea del Sur, luego cruzaron al norte del paralelo 38 y acorralaron a los norcoreanos. Kim Il-Sung huyó a China en este ataque. Fue entonces cuando el Ejército chino entró en acción y en defensa de Corea del Norte. Obligando a las tropas comandadas por los estadounidenses a volver al sur del paralelo 38.

En 1953 la guerra se detuvo, Kim ya había vuelto, ambos países intentaron recuperarse, pero los conflictos han permanecido en el tiempo. La participación de la ONU fue ampliamente cuestionada por muchos países debido a las resoluciones que emitió en esa época. En su defensa, la ONU ha expresó que las acciones no fueron conducidas ni aprobadas por el Secretario General, sino, directamente bajo la responsabilidad de los Estados Unidos.

En el paralelo 38 hoy en día se encuentra la ‘Zona desmilitarizada de Corea’ y es una línea de unos cuatro kilómetros de ancho entre ambos países donde no se permite ingresar con armas. Corea del Sur se convirtió en un país en constante crecimiento económico y sobre Corea del Norte se estancó en una especie de reliquia de la guerra fría.

Es importante resaltar que el paralelo 38 había sido contemplado como línea divisoria desde 1902, cuando el antiguo Imperio Ruso buscaba arrastrar a Corea a su dominio y el Imperio del Japón le ofreció dividir la península en este paralelo. Al final los japoneses se apropiaron de ella.

Continuando con el discurso de Kim Jong-un, el líder supremo de Corea del Norte que heredó de el poder de su padre  y este del suyo, pidió recordar a todos los héroes norcoreanos que hicieron posible “la construcción del poderoso Estado socialista”. Dirigiéndose a los cuadros del Partido, les instó a “lanzar una ofensiva de todo el pueblo, como en la posguerra”.

Luego apuntó sus palabras a las metas de este año, en las que resaltó a la economía nacional, que será impulsada de la mejor manera, así como la industria eléctrica, la metalúrgica, química, mecánica, “este año es imprescindible operar cambios en el mejoramiento de la vida del pueblo”, destacó refiriéndose al “Quinquenio” en marcha. –Los quinquenios son planes de proyectos, o ideas donde se propone alcanzar un objetivo en 5 años. El concepto fue creado en la antigua URSS.

“Es recomendable desarrollar en todos los aspectos la cultura socialista”, decía mientras llamaba a los militantes a “agudizar el sentido en la lucha clasista, descubrir y aplastar las conjuras de los elementos espurios y hostiles”. Sus palabras, en esta parte del discurso, recuerdan al inicio de la ‘revolución cultural’ de Mao Tse Tung en la China el siglo pasado. Cuando se propuso, mediante los ejércitos juveniles y resto de militancia, defender su pensamiento.

También expresó que “no se tolerarán jamás las ideas nocivas de toda clase ni la dualidad en la disciplina, contrarias a la idea del Partido”, más adelante volvió a enfatizar en que “hace falta unir con una misma idea y voluntad a todo el ejército y pueblo en torno al Partido, para que corran el mismo destino con el Partido en cualquier adversidad y luchen a costa de vida para la victoria de la causa socialista.”

Y es entonces cuando aprovecha para dirigirse a Corea del Sur, acusando que sus gobiernos y algunos sectores de la población “se alienan con Estados Unidos”, afectando la reunificación por las “hostilidades” que esa nación genera contra la RPDC. “Si no acabamos con el actual estado anormal, no podremos alcanzar la reunificación ni mucho menos evitar la catastrófica guerra nuclear que las fuerzas extrañas nos impongan”, pronunció.

58f8d0b8c36188835b8b45cf

Jong-un, pasó a emitir, quizá, las palabras que describirían uno de los momentos más significativos en lo que catalogó como “mejorar las congeladas relaciones Norte-Sur de modo que este sea un año de relevancia histórica para la nación.” Recordando que 2018 es importante para ambas naciones pues, la del Norte celebra su 70 aniversario de independencia y la del Sur los juegos olímpicos de invierno. Acto seguido, propuso colaborar con el alivio de las tensiones y preparar las condiciones para la paz en la península coreana.

Reconociendo que la actual situación de tensiones no abona a ninguna de los países y que está en sus manos la paz, siempre y cuando se cuiden los vínculos y la influencia de EE.UU. en las decisiones de Corea del Sur, pues según sus palabras, los estadounidenses buscan provocar la guerra nuclear a Corea del Norte. Argumentando que con la reunificación podrían evitar dicha guerra, y para ello, ambas partes promoverán contactos, viajes, colaboraciones e intercambios con el objetivo de sanar las desconfianzas y hablar sobre los malentendidos.

Anunciando con este mensaje de año nuevo que se abrirán las puertas de las conversaciones en torno a los juegos olímpicos de invierno a realizarse en febrero y así, enviar a la delegación norcoreana e iniciar el intercambio urgente de comunicación. “No es el momento de darle la espalda una parte a otra insistiendo en sus opiniones, sino el de consultar detenidamente sentadas en la mesa para mejorar las relaciones intercoreanas”, señaló.

Jong-un, recordó que no atacarán a ningún país, pero si son atacados o invadida su soberanía nacional, responderán a quien sea. Concluyó, agradeciendo nuevamente a la población y les dijo que el 2018 estará lleno de victorias.

Finalizando su discurso con una reverencia a los presentes y saliendo del estrado y del enfoque de las cámaras con su tradicional paso militar.

Acerca Invitado

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.

Recommended for you