/¿Cómo afecta la crisis a los trabajadores eventuales?
Zonas que por la noche están repletas de jóvenes en busca de diversión, se vieron vacías debido a la restricción de circulación decretada con un toque de queda. 

¿Cómo afecta la crisis a los trabajadores eventuales?

Ángel Martínez es un mesero eventual, es una persona normal afectada por una crisis política en la que la única participación que tiene es como actor dañado por las acciones de dos bandos, tanto el oficialismo del Partido Nacional o Juan Orlando Hernández y la Alianza de Oposición con su Coordinador General Manuel Zelaya Rosales, las dos partes generan un problema nacional, negándose a llegar a un acuerdo por el bien del país y por el bien de personas como Ángel, padre de un hijo, que trabaja eventualmente en un hotel de Tegucigalpa, atendiendo cenas, cumpleaños, presentaciones culturales, y que se ha visto seriamente afectado en sus ingresos por la baja en los eventos y/o la cancelación de los mismos.

Hace un par de días mientras iba en el bus escuche a dos personas conversaban sobre el ambiente navideño de este año, que ya no parecía aquellas celebraciones de unos años antes, la luces, la alegría, el espíritu navideño en las calles se ha sustituido por un sentimiento de intranquilidad, a la espera de algo -que no se sabe exactamente qué es- pero en esa espera tal vez de un nuevo anuncio de toque de queda, disturbios, enfrentamientos, el caos acostumbrado cuando la política es obstinada y no repara en el daño colateral y directo de activistas y personas neutras a raíz de una crisis postelectoral muy inestable.

DSC05346 copy

La economía del toque de queda

Para Ángel el toque de queda fue parte de la crisis que más lo afectó, el horario de 6 de la tarde a 6 de la mañana redujo exponencialmente sus ingresos, un golpe al hígado tomando en cuenta que su trabajo se desarrolla casi en un 90% en la noche, esto representó una baja en sus ingresos que según contó es como un fondo de ahorro para sobrevivir el primer mes del año, según sus palabras: es muerto el trabajo.

Él no está sujeto a un salario fijo, se sitúa en el sector de los trabajadores que llegan a ganar un salario promedio. En Honduras el costo de la Canasta Básica es de 8,845.27 así lo estima la Dirección General de Salarios de la Secretaría de Trabajo con base en el monitoreo del Banco Central de Honduras (BCH), los ingresos del entrevistado de los 2 últimos meses del año representan de 12 mil a 14 mensuales, lo que quiere decir que en los meses restantes apenas logra cubrir el costo de la canasta básica mes a mes.

Ángel comenzó a sentir más la crisis cuando los eventos uno a uno se iban cancelando, debido a la tensión del ambiente, la militarización, los tomas selectivas en barrios y colonias y la obstaculización del paso en varios sectores, la temporada alta es en noviembre y diciembre, los meses mas productivos para él, y los que ayudan a sobrellevar enero y los gastos escolares, hasta que la reactivación laboral comienza y la economía familiar se estabiliza.

¿Su trabajo se basa en las propinas o tiene un salario fijo?
El precio del evento es fijo, no hay propina ni salario, a veces recibimos propinas, pero depende del cliente.

¿Se siente afectado por esta crisis?
Si, claro que si, hemos bajamos casi a la mitad del trabajo.

 ¿Cómo ha sido este mes de diciembre de crisis electoral?
En el mes de diciembre se hacen de 12 mil a 14 mil Lempiras y este mes se ha reducido a la mitad.

 ¿Cómo recupera es faltante que tiene?
En diciembre se tienen contactos de particulares para ir a hacer trabajos en casas, hay una persona que hace eventos pero solo en diciembre, le hablamos pero no tiene nada. Este año no ha pasado eso, eso lo resolvemos en parte dejando de comprar ropa para uno, solo para los niños, dejamos de comprar la provisión, se reduce.

Lo que Ángel prevé es una crisis individualizada a partir de enero del próximo año, una crisis más grave porque según sus finanzas estos dos últimos meses del años son los paliativos para los primeros del nuevo año en los que el trabajo es menos.

Según el artículo 381 del Código de Trabajo, salario mínimo es el que todo trabajador tiene derecho a percibir para subvenir a sus necesidades normales y a las de su familia, en el orden material, moral y cultural.