CITIZEN TRUMP

Y LOS CÍRCULOS DE LA POLÍTICA AMERICANA «Siempre me atraganté con la cuchara de plata»  Charles Foster Kane Resulta irónico que Donald Trump identificara a la película Citizen Kane como su «película favorita de todos los tiempos», en una entrevista que dio en 1992. Trump, el magnate norteamericano oficialmente nominado como candidato del partido Republicano, es, sin lugar a duda, la  encarnación misma de Charles Foster Kane, el personaje creado por Orson Welles en el...

Y LOS CÍRCULOS DE LA POLÍTICA AMERICANA

«Siempre me atraganté con la cuchara de plata» 

Charles Foster Kane

Resulta irónico que Donald Trump identificara a la película Citizen Kane como su «película favorita de todos los tiempos», en una entrevista que dio en 1992. Trump, el magnate norteamericano oficialmente nominado como candidato del partido Republicano, es, sin lugar a duda, la  encarnación misma de Charles Foster Kane, el personaje creado por Orson Welles en el clásico de 1941.

La película Citizen Kane de Orson Welles, considerada desde mediados de los años cincuenta como la mejor película de la historia del cine. Se basa en la vida de otro magnate estridente y megalómano, muy parecido a Donald Trump, William Randolph Hearst. En palabras de Welles, la película es una advertencia acerca de el tipo de personaje americano, que aparentemente reaparece en la historia de los Estados Unidos, una y otra vez.

William Randolph Hearst
William Randolph Hearst

William Randolph Hearst fue el dueño de uno de los más grandes imperios empresariales de la historia. Llegó a poseer 28 periódicos de circulación nacional, entre ellos Los Angeles Examiner, The Boston American, The Atlanta Georgian, The Chicago Examiner, The Detroit Times,The Seattle Post-Intelligencer, The Washington Times, The Washington Herald y The San Francisco Examiner, además de diversificarse con la posesión de empresas editoriales, compañías y emisoras radiales, así como revistas, tal es el caso de Cosmopolitan, Town and Country y Harper’s Bazaar, entre muchas otras.

Hearst reconocía en los medios de comunicación que comenzaban a florecen en su época, como auténticos instrumentos políticos. Daba especial importancia a la prensa amarilla, generando escándalos para lograr sus intereses comerciales y políticos. 

«Tú pon las fotos que yo pondré la guerra», dijo, hablando de la guerra hispano-americana de 1898, la cual fue un entusiasta promotor. «Dadme una portada con una mujer guapa, un perro o un bebé y os daré una revista que vende», cita Welles en su película, poniendo en boca de Kane una de las frases más emblemáticas de la prensa moderna, propia del magnate Hearst.

Citizen Kane, protagonizado por Orson Welles (1941)
Citizen Kane, protagonizado por Orson Welles (1941)

Hearst trató de alcanzar varios cargos públicos. Fue electo por el Partido Demócrata, como miembro de la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos, para el período 19031905 y luego consiguió reelegirse para el consiguiente período de 19051907, pero falló en su intento de convertirse en Alcalde de Nueva York y luego fracasa otra vez, en esta ocasión en su aspiración a ser gobernador de ese mismo estado. Kane también fracasa en la política.

Al igual que Trump, Hearst heredó una fortuna de su padre. De posiciones políticas  reaccionaria e incluso  fascista, terminó aislado en su castillo, al igual  que Charlie Kane.

El crítico y profesor de la Universidad de Indiana, James Naremore, describió al Ciudadano Kane de Orson Welles de la siguiente manera: «Kane nos dice algo sobre la política estadounidense, y sus imágenes centrales siguen reapareciendo en la vida nacional: Richard Nixon recluyéndose en San Clemente, o Howard Hughes, justo antes de su muerte, viviendo en un refugio de Bahamas llamó el hotel Xanadu. Kane representa ese tipo americano fascinante: ciudadanos de gran riqueza y poder, a menudo innovadores en el mundo de la empresa, con ambiciones políticas.  Podrían también incluir figuras como Andrew Carnegie, Andrew Mellon, o, en la década de 1990, Ross Perot».

Y ahora Donald J. Trump.

Donald Trump, en campaña por la presidencia.
Donald Trump, en campaña por la presidencia.

El noticiario parodia en Ciudadano Kane comienza describiendo la mansión del magnate: «Hoy en día, casi tan legendaria, es Xanadú de la Florida, el mayor parque de recreo privadas del mundo. Aquí, en los desiertos de la costa del Golfo una montaña privada fue encargado y construido con éxito. Cien mil árboles, 20.000 toneladas de mármol son los ingredientes de la montaña de Xanadu. … El botín del mundo “.

Al igual que la gran propiedad de Kane, Hearst tenía en la década de los 20 una de las mansiones más impresionantes de su época, famosa, como famosa es la de Trump, con su chapado en oro que trata de evocar el palacios de Versalles, un ático decorado en un estilo Greco-barroco, con capiteles de oro de 24 quilates.

Al ser entrevistado para un programa sobre personajes famosos y sus películas favoritas, Donald Trump dijo: «Creo que se aprende en el ciudadano Kane que a lo mejor la riqueza no es todo. Tenía la riqueza, pero no la felicidad. La mesa del comedor cada vez más grande con él y su esposa cada vez más y más separados mientras se volvía más y más rico. En la vida real, yo creo que la riqueza de hecho te aíslan de otras personas».

Da la impresión de que Donald Trump está basando su carrera política en el Ciudadano Kane, quizás —esperamos—, estamos ante una profecía autocumplida.

One comment

  • Luis Chávez

    julio 22, 2016 at 2:37 pm

    Muy buen artículo.

Comentarios

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019