Internacionales

C.A. se prepara para el regreso de una política exterior liderada por los militares estadounidenses

el

El jefe de Seguridad Nacional de Trump dirigirá una reunión sobre los asuntos económicos y de seguridad de la región, según los expertos  los recortes de ayuda y las deportaciones podrían alimentar la inestabilidad en Centro América.

Centroamérica se está preparando para un retorno a la política exterior estadounidense dirigida por los militares, en medio de crecientes temores de que los recortes de ayuda y las deportaciones masivas podrían desestabilizar la región.

El general John Kelly, Secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, dirigirá esta semana una reunión de alto nivel sobre temas económicos y de seguridad en Centroamérica, donde la violencia, la corrupción y la pobreza han obligado a decenas de miles a buscar refugio en México y Estados Unidos.

Las conversaciones se llevarán a cabo en Miami, en la base del Comando Sur que supervisa las operaciones militares estadounidenses en América Latina y que Kelly dirigió antes de ingresar a la administración Trump.

La reunión de dos días se produce menos de un mes después de que Trump propusiera recortar la ayuda externa a México y Centroamérica mientras aumentaba los fondos para el Pentágono.

Los analistas dicen que una medida así mataría las políticas ambiciosas -aunque imperfectas- de Barack Obama para hacer frente a algunas de las causas fundamentales de la migración forzada, invirtiendo en reformas de justicia y seguridad y en programas de prevención y desarrollo.

“En el peor de los casos, golpearán fuertemente el enfoque más holístico y menos militar de Obama, y ​​volverán al modelo de la guerra contra las drogas de los años ochenta y los buenos y antiguos aumentos de la ayuda militar”, dijo Adam Isacson, experto en seguridad de La Oficina de Washington para América Latina.

Durante la Guerra Fría, Estados Unidos dirigió miles de millones de dólares de ayuda militar a la región en apoyo de dictaduras que confrontaron a los grupos rebeldes de izquierda en una serie de conflictos entrelazados que mataron a decenas de miles y desplazaron a millones a la fuerza.

“El departamento de Kelly ha tomado la dirección de la política de seguridad para cada país al norte de Panamá”, agregó.

Casi 15.000 personas fueron asesinadas en El Salvador, Honduras y Guatemala -conocido como el triángulo norte- en 2016, convirtiéndose en la región más peligrosa fuera de Siria. La impunidad es abundante en toda la región.

La agencia de la ONU para los Refugiados estima que unos 200.000 centroamericanos que cruzan a México cada año están huyendo de la violencia y califican para la protección internacional.

Los activistas están alarmados por el liderazgo, la ubicación y el alcance de la reunión de Miami, que parece centrarse en impulsar los negocios y la seguridad, en lugar de ayudar a construir instituciones y promover el estado de derecho.

4

Migrantes en su paso por México. Foto: Rebecca Blackwell/AP

Más de 100 organizaciones de toda la región firmaron una carta condenando los planes de “discutir la política de Estados Unidos hacia la región únicamente desde un punto de vista económico y de seguridad, sin abordar las necesidades de protección y los Derechos Humanos de las familias, los individuos y los niños de la región” .

Daniella Burgi-Palomino, asociada principal del Grupo de Trabajo de América Latina, dijo: “Estamos muy preocupados por el impacto perjudicial de Gen Kelly, que inserta la seguridad nacional en lo que deberían ser decisiones de política exterior, sobre todo porque no muestra ninguna comprensión de las causas fundamentales Impulsando la migración y los refugiados “.

El mes pasado, Kelly dijo que la inmensa mayoría de los solicitantes de asilo fueron entrenados por contrabandistas para mentir sobre amenazas y temores para permanecer en los Estados Unidos. Luego, en una audiencia del Senado, llamó a un programa para ayudar a los niños migrantes no acompañados a una “estafa total”.

Los funcionarios del gobierno se han apoderado de la fuerte caída de las detenciones en la frontera de Estados Unidos desde la toma de posesión de Trump como prueba de que los centroamericanos están llegando en busca de puestos de trabajo, no de seguridad.

Juan José Hurtado Paz y Paz, de la Asociación Pop Noj, que trabaja con menores guatemaltecos deportados por Estados Unidos, cree que cualquier reducción será temporal.

“Las políticas de Trump han creado una psicosis del miedo, pero el miedo desaparece, e independientemente de cuántas paredes se construyan, la gente encontrará una manera de llegar a los Estados Unidos a menos que se aborden las múltiples causas de la migración”, dijo.

Hay indicios de que esto puede estar empezando a ocurrir: 14.535 personas fueron aprehendidas en la frontera sur de Estados Unidos en mayo, un 31% más que en abril.

La reunión de esta semana es co-organizada por México, que había amenazado con repensar un pacto hecho durante la administración de Obama para detener y deportar a los centroamericanos.

Trump atacó repetidamente a México a lo largo de su campaña presidencial, amenazando con arrancar el acuerdo de libre comercio norteamericano y construir un muro fronterizo de 2.000 millas para mantener a los “hombres malos”.

Pero en las últimas semanas, la atención de Trump se ha centrado en Centroamérica, con promesas de expulsar a miembros de la pandilla MS-13 a El Salvador.

Además, se está planeando abandonar el estatus de protección temporal (TPS), una visa de trabajo especial sancionada para un puñado de países propensos a desastres naturales, lo que podría llevar a la deportación de 250.000 salvadoreños y hondureños.

Noah Bullock, director de la organización de prevención de la violencia Cristosal en El Salvador, dijo: “Las deportaciones que superen el nivel de 2016 podrían conducir a una gran inestabilidad social y una política de este tipo tiene pocas posibilidades de reducir la migración. Más bien, probablemente alimentaría el ciclo de migración e inseguridad que ya está desestabilizando la región “.

La reunión de esta semana es la última evidencia de que el Pentágono está jugando un papel central en los esfuerzos para detener el flujo migratorio. En abril, los jefes de defensa de toda la región acordaron aumentar la cooperación de inteligencia e información con las Fuerzas Armadas estadounidenses para realizar patrullas aéreas, terrestres y de reconocimiento en la frontera sur de México.

En Honduras, el país más peligroso del mundo para los activistas ambientales (según un artículo de www.theguardian.com) y de la tierra, hay preocupaciones particulares sobre los EE.UU. que fomentan la inversión en grandes empresas extractivas y agroindustriales.

Joaquín Mejía, de un grupo jesuita de derechos humanos, dijo: “La experiencia nos dice que la policía y el ejército se utilizarán como un mecanismo para controlar y reprimir los conflictos sociales generados por los proyectos de desarrollo impuestos sin una adecuada consulta con las comunidades”.

Fuente: www.theguardian.com

Acerca Redacción

Recommended for you