/CÁRCEL PARA LULA Y POR QUÉ MADURO Y MEL ZELAYA LO DEFIENDEN
461917

CÁRCEL PARA LULA Y POR QUÉ MADURO Y MEL ZELAYA LO DEFIENDEN

El recurso de hábeas corpus interpuesto por la defensa del ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, que lo salvaría de ir a la cárcel, fue anoche rechazado por el Supremo Tribunal Federal del país sudamericano.

Con seis votos contra cinco, el Tribunal dejó en efecto una condena de 12 años por corrupción. El exmandatario había sido sentenciado a nueve años y medio de prisión por cargos en julio de 2017 pero dos magistrados recomendaron aumentar la pena a 12 años.

El exmandatario es acusado por corrupción pasiva y lavado de dinero en el caso de corrupción que investiga la justicia brasileña en la estatal Petrobras.

“Yo no robé. Quiero pelear con el Ministerio Público. Quiero defender mi honra. No voy a permitir que una banda de jóvenes me llame ladrón”, dijo el presidente Lula al referirse a los fiscales y jueces de la Operación Lava Jato sobre la red de corrupción centrada en la petrolera estatal.

Lula fue hallado culpable de aceptar 3.7 millones de reales (1.1 millones de dólares) en coimas (sobornos) de la firma constructora OAS, monto que invirtió en la remodelación y amueblado con piezas de lujo de un apartamento en la localidad costera de Guarujá, en Sao Paulo.

Dos tribunales lo hallaron culpable y, de acuerdo con una jurisprudencia dictada por el Tribunal Supremo y reflejada en la ajustada votación de esta madrugada, una sentencia ratificada en segunda instancia permite el inicio de la ejecución de la pena, lo que podría suceder en los próximos días a partir de este fallo.

Lula, que gobernó la mayor economía latinoamericana de 2003 a 2010, se considera víctima de un “pacto diabólico” de las élites para impedir que gane las elecciones de octubre, en la cuales es favorito, con más de un tercio de intenciones de voto.

Así lo han manifestado también sus amigos Nicolás Maduro y Manuel Zelaya Rosales, que a través de sus respectivas cuentas de twitter han expresado su rechazo al fallo del tribunal federal.

«Duele en el alma esta injusticia. La derecha, ante su incapacidad de ganar democráticamente, eligió el camino judicial para amedrentar a las fuerzas populares», expresó en su cuenta de twitter el presidente Maduro. 

Nicolás Maduro es por su parte señalado por el presidente de Odebrecht en Venezuela, Euzenando Prazeres de Azevedo, de haber recibido 35 millones de dólares.

«Lula es INOCENTE, socialista y líder político latino americano. Su pecado enfrentar a “USA” abrir las relaciones, SUR,  SUR. Y NO obedecer a los conservadores que GOBIERNAN BRASIL.» (Sic), expresó el presidente Zelaya con su peculiar estilo de escritura. 

Y tienen razón los presidente Zelaya del grupo del ALBA de defender a Lula.

En el caso de Honduras, fue el presidente Brasileño que le dio abrigo en su embajada en septiembre de 2009. Fue su respaldo político que sirvió para definir la crisis y el acuerdo Cartagena que mediaron el presidente Hugo Chávez y Juan Manuel Santos de Venezuela y Colombia respectivamente.

Pero hay otro elemento importante a tomar en cuenta cuando analizamos el respaldo inmediato de Zelaya y Maduro.

El mismo tribunal que hoy pone a Lula a un paso de la cárcel, investiga si Odebrecht ofreció a Lula 12 millones de reales para comprar un terreno en Sao Paulo donde sería erigido el Instituto Lula, que divulgaría su legado político.

Luiz Inácio Lula da Silva es también acusado de tráfico de influencia, corrupción pasiva, lavado de dinero y formación de una organización delictiva junto a Marcelo Odebrecht entre 2008 y 2015.

Odebrecht, la constructora que provocó la caída del presidente Pedro Pablo Kuczynski en Perú, el encarcelamiento del Vice Presidente Jorge Glas de Ecuador y el proceso de varios políticos de alto perfil de Latino América, amenaza ahora con llevar a los tribunales también a políticos hondureños del gobierno de Manuel Zelaya Rosales.

Víctor Manuel Lozano (QEPD), ex presidente de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) fue embajador en Brasil durante el gobierno de Manuel Zelaya. Según fuentes cercanas a la  investigación que ejecuta la fiscalía en el caso Odebrecht, habría sido él quien acercó a Odebrecht con el gobierno de Zelaya. 

Se estima que empresa Odebrecht pagó 778 millones de dólares a políticos y funcionarios de América Latina y Asia para que se les adjudicara contratos de construcción. En el caso de Honduras, la fiscalía estaría investigando la adjudicación del contrato de construcción de la represa Llanitos y Jicatuyo por 800 millones de dólares durante la administración Zelaya entre 2006 y 2009, durante la gerencia en la ENEE de Rixi Moncada.

La construcción no se realizó y fue porque el gobierno de Honduras incumplió su parte, debía poner como contraparte 100 millones de dólares que no se adjudicaron producto de la crisis de 2009.

Manuel Zelaya afirma por su parte que Odebrecht declaró en su momento que Honduras es el único país de América Latina en donde no se pagó soborno.

“[Lula] se disoció definitivamente del niño pobre para navegar en el terreno pantanoso del éxito sin crítica (…), del poder sin límites”, escribió Antonio Palocci, que fue su ministro de Hacienda y uno de los hombres fuertes del PT durante el gobierno de Lula, ahora preso por corrupción y dispuesto a negociar una “delación premiada” contra su exjefe.

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.