/CAMBIO EN POLÍTICA DE PAGO Y CENSURA FUE CAUSA DE ATAQUE A SEDE DE YOUTUBE

CAMBIO EN POLÍTICA DE PAGO Y CENSURA FUE CAUSA DE ATAQUE A SEDE DE YOUTUBE

¿Qué pasó que Nasim Aghdam, una youtuber de 39 años de origen iraní, que hacía videos de vida vegana, se convirtió en asesina en masa en la sede de YouTube en California?

Nasim Aghdam, la mujer que atacó la sede de la compañía en San Francisco, se quejaba de que la plataforma censuraba sus vídeos y le hacía perder dinero.

Aghdam tenía cinco canales en varias lenguas sobre animalismo, veganismo y fitness. Cuando la plataforma introdujo en febrero cambios en el sistema de remuneración ella dejó de cobrar por sus producciones, lo que la llevó a criticar duramente la plataforma y a compararla con una dictadura.

En una publicación de Instagram del pasado 18 de marzo, la autora del tiroteo criticó que todos sus canales de YouTube habían sido “filtrados” por la plataforma, para que sus vídeos difícilmente pudiesen conseguir visualizaciones.

Además, en otra publicación de finales de enero, la mujer se quejaba de que la compañía censuraba el contenido de sus cuentas y le estaba haciendo perder dinero. Según recogen varios medios estadounidenses, su padre, Ismael, dijo que estaba enfadada porque YouTube había dejado de pagarle por sus vídeos. “Odiaba a la compañía”, señaló. Antes del suceso, su familia había denunciado su desaparición después de que no respondiera las llamadas telefónicas por dos días. Los agentes la localizaron horas antes del tiroteo durmiendo en su coche, estacionado en un aparcamiento a 25km de la sede de la compañía y avisaron a su familia, según recoge Reuters.

Aghdam criticaba la nueva política de monetización: en una imagen publicada por ella misma se puede ver como solo había cobrado 10 céntimos por un vídeo reproducido más de 360.000 veces.

img_djuarez_20180404-073051_imagenes_lv_otras_fuentes_protesta-kgLD-U442177045511b0C-992x558@LaVanguardia-Web
En sus capturas de pantalla, Nasim Aghdam se quejaba que Youtube le pagó solo 10 centavos de dólar por un video que fue visto más de 300,000 veces.

Al igual que muchos otros youtubers, criticó las duras condiciones que YouTube ha establecido con el nuevo sistema de remuneración para poder obtener ingresos. Solo los canales más seguidos superan el listón, mientras que pequeños creadores ya no ganan dinero.

Según las nuevas reglas de YouTube, para poder contar con publicidad e ingresos un canal debe haber acumulado cuatro mil horas de tiempo de reproducción en los últimos 12 meses y mantener un mínimo de mil suscritores.

Este es un reto imposible de conseguir para muchos youtubers, sobre todo los más pequeños e independientes, que sí superaban el antiguo listón: 10.000 reproducciones en total. YouTube anunció el cambio de política a principios de año y solo dio a los usuarios un mes de margen para adaptarse a las nuevas condiciones.

cdn2.uvnimg

Aghdam, que utilizó en el asalto una pistola de calibre 9 milímetros, se definía como activista vegana y aparte de sus canales de YouTube, tenía una página web, llamada NasimeSabz.com (brisa verde en persa), donde publicaba artículos y vídeos sobre una variedad de temas como la cultura persa, el veganismo y el maltrato animal. También colgaba rutinas de ejercicio físico y remitía contra la compañía. “No existe libertad de expresión en el mundo real y serás suprimido por contar la verdad que no es apoyada por el sistema” escribió.

“Tu canal crecerá si quieren”, se puede leer en la página web de Nasim Aghdam.

Después del ataque, sus cuatro canales de YouTube han sido desactivados por “graves violaciones de las políticas de YouTube”. Además, su cuenta de Facebook y una cuenta de Instagram supuestamente vinculada con ella también han sido desactivados.

Luego del ataque, Nasim Aghdam se suicidó. Big brother ha ganado. Nasim Aghdam nunca existió.

Fuentes: elpais.com, lavanguardia.com, televicentro.hn

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.