Bosques de Santa María la distopía del desarrollo

Cinco kilómetros, 500 hectáreas, 2300 viviendas de lujo, campo ecuestre, escuelas, áreas de recreación, iglesia, estación de bomberos, canchas de tenis, una urbanizacón que según la clasificación de la Alcaldía del Distrito Central (AMDC) está al alcance de la población R-1 y R-2 (clase media y clase media alta), en eso se resume de manera técnica el proyecto Condado Santa María. Bosques de Santa María es la primera etapa de un proyecto más ambicioso. Una...
Redacciónseptiembre 12, 2019

Cinco kilómetros, 500 hectáreas, 2300 viviendas de lujo, campo ecuestre, escuelas, áreas de recreación, iglesia, estación de bomberos, canchas de tenis, una urbanizacón que según la clasificación de la Alcaldía del Distrito Central (AMDC) está al alcance de la población R-1 y R-2 (clase media y clase media alta), en eso se resume de manera técnica el proyecto Condado Santa María. Bosques de Santa María es la primera etapa de un proyecto más ambicioso.

Una vida lejos de la violencia del Distrito Central. Una ciudad de montaña. El paraíso en una cumbre de la que muy de lejos se puede ver una imagen panorámica de dos ciudades: Tegucigalpa y Comayagüela, pero de lejos sin que ese estrés producto de la violencia e ira contamine la paz de la montaña, ese ambiente natural y rodeado de árboles, todo un poema urbanista, un modelo de gestión ambiental desarrollado por el Grupo MSP (Midence – Soto – Pierrefeu)

Página web del grupo Midence – Soto – Pierrefeu:

http://grupomsp.com/nuestro-grupo.html

http://grupomsp.com/bienes-raices.html

Según la página web de los desarrolladores el proyecto se sintetiza en:

Inmobiliaria Santa María S.A. de C.V. y Compañía Inmobiliaria de Centroamérica S.A. de C.V. (COINCASA), desarrolladores de un proyecto inmobiliario por lanzarse a finales de 2017 en una extensión de 500 hectáreas – 714 Manzanas (20% de la huella urbana de Tegucigalpa), conocido como Condado Santa María que incluye tres vecindarios (Bosques de Santa María, Pinares de Santa María y Prados de Santa María) para un total de 2300 viviendas, un colegio bilingüe de primer nivel (Liceo Franco-Hondureño); desarrollos comerciales (Town Center); racket club; club de equitación; iglesia (San Juan Bautista); estación de bomberos; un lago para actividades acuáticas; áreas boscosas protegidas (96 hectáreas – 138 manzanas); áreas de recreación y esparcimiento. Es el primer proyecto de urbanismo integral en Honduras, bajo el concepto de “Nuevo Urbanismo”, siendo autosuficiente en agua potable, tratamiento de aguas servidas, redes de riego y combate a incendios y que asegura un desarrollo ambientalmente amigable, mediante el uso de energía solar y afluentes de aguas tratadas, entre otros. En otro terreno de 125 hectáreas – 180 manzanas, Inmobiliaria Santa María S.A. de C.V. también desarrolla un parque industrial de bodegas de hasta 31 unidades, de las cuales siete ya están construidas y en operación; así como proyectos residenciales para segmentos medios (350 viviendas).

A pesar de tener una página web amigable y sencilla la información de los proyectos es básica y los enlaces a las páginas de los proyectos no existen, por ejemplo, Residencial El Sauce tiene un botón que ofrece más información, pero la página web no existe, está en creación.

Condado Santa María dirigía a la página de Facebook Condado Santa María la que tiene poca información, pero cuenta con un banco de imágenes que seducen e invitan a comprar el sueño de la vida perfecta en la naturaleza.

En las muchas imágenes se leen mensajes como: “Que tu futuro refleje tus sueños” o “Descubre las canciones de cuna de la naturaleza” y “Los pilares los construyes tu” también consejos de decoración y ofertas de compra en lo que prometen “un estilo de vida con todas las bondades del campo y las ventajas de la ciudad.”

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie, cielo, océano, niños, nube, texto y exterior

“Espacios para andar sin preocupaciones.”

Fotos con mensajes que venden la utopia de un desarrollo inmobiliario perfecto: el suburbio de montaña lejos, del ruido de una ciudad de la furia y la violencia, el hambre y la pobreza.

Después del anuncio de la suspensión temporal del proyecto se quitó el hipervínculo a la página de Facebook. La página web de Condominios La Ronda no existe.

Los otros proyectos como: Plaza Loarque, Parque Industrial Santa María, Paseo Loarque, Edificio y Centro Comercial Midence Soto, y del nuevo edificio Grupo MSP únicamente tienen información general sin botón hacia otro sitio web.

El Grupo está verticalmente integrado y funge como urbanista, desarrollador inmobiliario, constructor y operador de bienes raíces, tanto para productos residenciales, comerciales, corporativos y recreacionales. Cuenta con el mayor banco de tierra por desarrollarse en la ciudad capital.

El monto estimado de la inversión es de más de 1, 300 millones de Lempiras y el plazo para terminar el proyecto es de 17 a 20 años, lo que generaría 5 mil empleos directos, asegura Guy de Pierrefeau, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT) y quien según una breve biografía en la página web, tiene una larga desendencia:

Los antepasados Midence-Soto-Pierrefeu fueron firmantes de los Pliegos de Independencia de la naciente Honduras, fueron aristócratas europeos, revolucionarios, congresistas, presidentes, diplomáticos, desterrados, altruistas, dirigentes sociales y de empresa. La historia de los Midence-Soto-Pierrefeu ha sido la de hombres y mujeres de grandeza, de liderazgo y de destierro; ha sido de cambios, de evolución y de superación.

Pierrefeau también aclara que el terreno y la inversión es de la familias Pierrefeau y Midence. La compañía encarga de la construcción es Santos y Compañía, propiedad de la familia Santos.

Esta es la parte oficial del proyecto, hasta acá todo es miel sobre hojuelas, pero en Honduras hay ciertos linajes que representan la duda para la población en general, en este caso Midence – Soto- Pierrefeau y en el centro del debate el Parque Nacional La Tigra, porque el desarrollo comienza en las inmediaciones de El Chimbo, en el Cerro El Trigo, pero la visión es subir hasta llegar a las cercanías de la reserva de El Parque La Tigra y prometiendo un acceso desde la zona de El Hatillo Al vivir en #CondadoSantaMaría también contarás con un acceso por El Hatillo para llegar a tu nuevo hogar.Una calle que desde el Hatillo llegue hasta El Chimbo… ¿cuánto se tendra que perder de bosque para esto?… Silencio.

 

Lo que despertó la sospecha de los pobladores de la zona es sobre el uso del agua para ese complejo y si ellos como comunidades tendrían problemas con el agua, algo que ha sido negado por parte del ministro de MiAmbiente José Galdamez, quien asegura que no se está tocando la zona de amortiguamiento del parque y que el problema del agua es del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados. (SANAA).

Otro dato interesante es que en marzo la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), “secuestró” documentación de MiAmbiente por posibles anomalías en la ejecución de este proyecto habitacional.

El 9 de septiembre el Ministerio Público, representado en la Fiscalía del Ambiente volvió a “secuestrar” más documentación relacionado a la legalidad en la obtención de las licencias ambientales y permisos relacionados al proyecto Bosques de Santa María, por lo que el caso paso a secretividad y no se tiene acceso a los documentos como: permisos ambientales, de operación y permisos para el proyecto.

En declaraciones del 6 de septiemnbre, un Guy de Pierrefeau rodeado de medios aseguró que en el proyecto “ni una gota de agua de La Tigra, ni una gota de agua del SANAA va a ser usada para este proyecto”, pero tampoco explicó de dónde saldría el agua. También explicó que el problema se originó en 2014 cuando se presentó el anteproyecto con un diseño de un plano a un plazo de 20 años, ese plano incluía varias etapas y una de esas etapas incluía “un posible uso del área que está dentro de la zona de amortiguamiento de La Tigra con una actividad ecológica – turística”, Pierrefeu continua explicando que al presentar ese primer plano general “hubo objeciones de parte de las autoridades” quienes le pidieron a los desarrolladores una serie de casi 15 estudios diferentes, se tuvo que hacer los estudios para poder cumplir con lo que pedían las autoridades y permitir que las instituciones gubernamentales vinculadas al caso consedieran los permisos.

Pierrefeau con una tranquilidad y una voz suave, sin perder el control dijo que las “personas que han andado haciendo todas estas manifestaciones solamente ven el documento original” el cual niega temporalmente las aprobaciones asegura que solo se ve la primer página en donde se niega y no la segunda en donde piden todos los estudios para poder analizar la situación otra vez.

El dictamen de Amitigra 2014 en su parte final dice:

“De acuerdo con la sumatoria total del F02 el proyecto queda con una calificación de 248, la cual lo califica como de impacto moderado, concluyendo por consiguiente que ambas metodologías (matricial y F02) califican cuantitativa y cualitativamente a la residencial Bosques de Santa María, de forma muy similar.”

“Se recomienda que la Inmobiliaria Bosques de Santa María presente la solicitud oficial de licenciamiento ambiental ante la Dirección de Evaluación y Control Ambiental DECA de la Secretaría de Ambiente y Minas”.

El 28 de abril de 2015 el Instituto Nacional de Desarrollo y Conservación Forestal Áreas Protegidas y Vida Silvestre (ICF), la Dirección de Evaluación y Control Ambiental (DECA), la Unidad de Gestión Ambiental de la AMDC, la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO) y la Fundación Amigos de La Tigra (Amitigra) firmaron un acta en la cuál solicitan a los desarrolladores los estudios que Pierrefeau detalló.

También el documento señala que “el responsable presentó la evaluación ambiental de acuerdo a sus propios términos, obviando lo ya establecido”, el documento continua y explica que evaluadores del Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental (SINEIA) aplicaron el procedimiento de revisión del estudio de impacto ambiental del manual de Evaluación Ambiental que usa la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente. Según esa evalución los resultados fueron:

Aspectos Básicos…….6.33
Aspectos Generales…7.07
Aspectos Críticos y Fundamentales.. 6.48
Ponderación Final…..6.62

De acuerdo a estos resultados “Residencial Bosques de Santa María no se da por aceptado” refiriendose al estudio previo y es ahí cuando solicitan los estudios que Pierrefeau indica en la entrevista.

 

El paraíso ecológico tan cerca. Destruir para desarrollar.

Para entender todo desde un contexto fuera del oficial, el ingeniero y exdiputado (2002 – 2006) Jorge Aguilar Paredes, quien fue parte de la Comisión de Asuntos Forestales lo explica así:

El proyecto Condado Santa María comprende 500 hectáreas. 100 hectáreas son un 1 km², traduciéndolo mejor Condado Santa María significan 5 km², para entender aún más, solo el Centro Histórico de Tegucigalpa mide 1 km², el área total del proyecto Santa María equivale a cinco veces el Centro Histórico de Tegucigalpa.

 

96.21 hectáreas de las 499.72 (500 según la versión oficial de los desarrolladores) están dentro de los limites del Parque Nacional La Tigra. Según el dictamen Amitigra 2014 esto significa que un 29 por ciento “del área del proyecto está dentro de la reserva natural”.

Con el estudio se pudo descubrir que “existe un desorden en la tenencia de la tierra en los propietarios de la zona, observandose que un predio a veces existen hasta tres dueños.”

Dato: Honduras registra 91 Áreas protegidas que ocupan una extensión aproximada de 3.9 milliones Has (36% del territorio nacional)

El estudio: Normativa para el manejo de zonas de amortiguamiento en áreas protegidas. Honduras 2009, determina que las zonas de amortiguamiento están determinadas “como el área adyacente a la Zona Núcleo y que actúa como una barrera ante las influencias externas de manera que atenúe los efectos de las actividades humanas, que ejercen presión sobre los recursos naturales existentes”.

Según el dictamen de Amitigra del 12 de noviembre de 2014, “la parte norte del área del proyecto se encuentra dentro de los límites de la zona de amortiguamiento del Parque Nacional La Tigra”. Amitigra recomendó dos opciones: que esa área sea para “usos recreativos de tipo privado, como el club ecuestre y senderos para paseos” (…) y “desarrollos de habitaciones de baja densidad” (…) “ambas opciones se ajustarían a las regulaciones del Plan de Manejo y Desarrollo del Área Protegida”.

Pero también en el dictamen, Amitigra recomienda dos opciones para la parte norte del proyecto, la que está dentro de los limites de la zona de amortiguamiento: “usos recreativos de tipo privado, como el club ecuestre y senderos para paseos y desarrollos habitacionales de baja densidad con lotes de 2,220 m2 y una huella constructiva máxima de 330 m2.” Recomendaciones que se ajustarían a las regulaciones del Plan de Manejo y Desarrollo del Área Protegida.

Otro informe, este realizado en 2012 por USAID en conjunto con Proparque determinó que “la principal amenaza de deforestación para la estabilidad del parque son los desarrollos urbanísticos”.

La Compañía Inmobiliaria Centroamericana responsable del proyecto, como respuesta a las opciones de Amitigra con respecto al área del proyecto dentro de la zona de reserva propuso dos opciones: construir dos “lotes de baja densidad urbanística con áreas menores de 2,200 m2 cada uno con una huella constructiva menor o igual al 15% del total del lote. Amitigra respondió con una negación ante la opción afirmando que no es viable porque:

“la construcción y establecimiento de proyectos habitacionales nuevos no es permitida bajo ninguna circunstancia (…) permitiendose únicamenta el crecimiento vegetativo de los asentamientos ya existentes (…) El acceso a servicios públicos como agua potable y saneamiento básico, estará regualdo por los reglamentos de juntas administradoras de agua yla norma técnica nacional para control de vertidos.”

También en el documento de evaluación ambiental en la parte hidrológica se identificaron dos nacimientos de agua que se encuentran en la parte norte del terreno del proyecto, ambos están dentro de los límites del Parque La Tigra y estarían en riesgo de continuar con el proyecto y también se pondría en riesgo el abastecimiento de agua para las comunidades cercanas al proyecto.

Dato: en la zona de amortiguamiento se permiten ciertas actividades con limitaciones como: clubes campestres, senderos y áreas deportivas.

La magnitud del proyecto y el recurso agua

Según el ingeniero Jorge Aguilar Paredes el Parque Nacional La Tigra genera el 25 por ciento de agua potable para el Distrito Central y para unas 60 comunidades de la zona que colinda con el parque: Valle de Ángeles, Santa Lucía, San Juancito.

Existen 23 microrepresas captadoras de agua, las que en la época de lluvia captan humedad se llenan y alimentan las tuberías y los tanque de El Picacho y de ahí se distribuye a las zonas bajas de la ciudad.

Según Manuel Amador, presidente de la Asociación de Juntas de Agua de Honduras la construcción de la residencial dejaría sin agua a alrededor de 30 colonias de Tegucigalpa que se abastecen del sistema de agua potable de El Picacho que se alimenta de La Tigra la que en invierno genera unos 900 litros de agua por segundo está en una situación critica debido a la crisis climática la que se siente en el país por la sequía debido a la falta de lluvia en algunos departamentos. También se ha visto afectado por los incendios forestales, otro elemento que ha llamado la atención y levantado la sospecha de que los incendios pudieron ser causados con la intención de descombrar las zonas del proyecto.

Dolores Valenzuela, ambientalista denunció que el aprobó un decreto ministerial para mantener en reserva la información sobre los tramites de licencias ambientales y permisos relacionados al proyecto.

Las protestas

El lunes 2 de septiembre un grupo de pobladores cerraron la calle que lleva al Hatillo en protesta por el agua, la construcción de una carretera y por el proyecto habitacional en construcción Bosques de Santa María, la protesta terminó al mediodía cuando la Policía Nacional utilizó gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes. La calma regreso y el aire volvió a ser respirable en El Hatillo, pero la sombra de las protestas ya había alcanzado esa zona, una zona que por partes es una de las más nobles en el Distrito Central.

La imagen puede contener: una o varias personas, fuego, noche y exterior
Protestas lunes 9 de septiembre, El Chimbo. Foto: Fernando Soto.

El lunes 9 de septiembre, en El Hatillo, El Chimbo, y en la carretera hacia Olancho los pobladores cerraron las calles esta vez en protesta por el proyecto, en el sector de El Chimbo el gas fue insuficiente para la indignación generalizada por los pobladores los que temen que el proyecto consuma toda el agua y ellos se queden sin el servicio, el reclamo era para que las autoridades del Instituto Nacional de Conservación Forestal (ICF), MiAmbiente o la Alcaldía Municipal del Distrito Central llegaran a mediar una solución para evitar el cierre de la carretera, pero no llegó ninguna autoridad a dialogar y el desalogo fue inminente: gas y piedras.

La imagen puede contener: fuego, exterior y comida
Protestas lunes 9 de septiembre, El Chimbo. Foto: Fernando Soto.

En El Hatillo el conflicto escaló varios subió de intensidad al punto de elementos de la Policía Nacional dispararon munición real, dejaron el gas, que otra vez fue insufiuciente para controlar la demanda de la población que está en contra del proyecto. También gas y piedras interrumpieron el silencio de la zona, los pobladores saliron a defender el recurso que según ellos es más importante que el lujo de Bosque de Santa María.

En la carretera que va a Olancho el ambiente fue el mismo: rechazo al proyecto y en defensa del agua.

La respuesta de Nasry Asfura

El alcalde del Distrito Central, Nasry Asfura defiende el proyecto y asegura que no está dentro de la zona de amortiguamiento y tiene la aprobación de: MiAmbiente y la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC). TAmbién dijo que la capital necesita viviendas porque la demanda es de más de 150 mil “hay que darle vivienda a la gente, tambien hay que generar trabajo” Nasry talvez por su poca presencia mediática o información en general olvidó que la demanda de vivienda no es de los sectores que pueden pagar un lote en Condado Santa María, sino que es la gente comun y silvestre la que exige vivienda sin ser escuchados.

Ese día, martes 3 de septiembre, Asfura también dijo que el 15 de noviembre van a recibir las ofertas de la mini represa de El Hatillo, (3 o 4 millones de metros cúbicos de agua) y advierte que no se trabajará en el Parque Nacional La Tigra, sino que van a construir una cortina de tierra armada en un corredero que tiene la capacidad de almacenar los 3 o 4 millones de metros cúbicos y captar el agua antes de que llegue al río y para que el subsistema Picacho trabaje mejor. También anunció otra posible represa: San José de la que se recibirian ofertas hasta mediados de marzo del próximo año. Otro anuncio fue el de las ofertas por la represa Jiniguare en noviembre 15 de este año.

 

La suspención

Luego de un día de protestas el lunes por la noche se anunció la suspención del proyecto, hasta poder llegar a un acuerdo con los pobladores de la zonas afectadas, vía Twitter, Juan Carlos García, primer regidor de la alcaldía del Municipio del Distrito Central, anunció el acuerdo al que llegó Nasry Asfura y los desarrolladores del proyecto, para llamar a un diálogo con los sectores involucrados.

El miércoles 11 de septiembre Nasry Asfura reiteró que “el proyecto está afuera, esto es muy importante, de la zona de amortiguamiento de La Tigra”. También aseguró que el proyecto tiene tres pozos propios los que fueron autorizados por el servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillado (SANAA) y agregó que hay mucha información “en el aire que no se comprende”.

Mientras tanto la crisis climática golpea sin guante al país, el gobierno declaró una emergencia nacional por la sequía. Segun estadisticas oficiales de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), en el ciclo de primera a nivel nacional se sembraron 162,794 manzanas de maíz, se perdieron 50,609 (31.1%). Esperaban una cosecha de 8,264,908 quintales, pero al revisarlo 4,938,434 para una producción final de 3,326,474 quintales.

Olancho es uno de los departamentos más afectados por la falta de lluvia, en la temporada de primera sembraron 35,340 manzanas de maíz, se perdieron 10,582 (30%) manzanas, esperaban 3,337,600 quintales, producción revisada 2,034,390 quintales y 1,303,210 es la pérdida final.

En tanto, en El Paraíso registraron una siembra de 28,210 manzanas de maíz, pérdida de 18,560 (65.7%), producción esperada en quintales 1,472,310, producción revisada 526,700 quintales y una pérdida final de 945,610 quintales.

La administración de recursos en el país es mala. Honduras es un país ciclico, año con año los mismos problemas afectan las mismas zonas: incendios forestales, enfermedades transmitidas por zancudos, sequía, falta de agua, falta de represas, falta de un plan estrategico de país que garantice al menos lo más básico: el servicio de agua potable y la falta de concesos políticos y/o voluntad de resolver los problemas fuera de las fechas electorales.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019