/BOMBEROS DE CENTRO AMÉRICA ENTRENAN CON EL COMANDO SUR

BOMBEROS DE CENTRO AMÉRICA ENTRENAN CON EL COMANDO SUR

A fines de abril de 2018, un grupo de 30 bomberos de Centroamérica obtuvieron conocimiento y experiencia adicionales a través de un ejercicio patrocinado por el Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM), bajo el liderazgo de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo (JTF-Bravo). El ejercicio de Conocimiento y Experiencia Mutua Compartiendo América Central (CENTAM SMOKE) se llevó a cabo del 23 al 27 de abril.

El ejercicio se llevó a cabo en la Base Aérea Soto Cano en Comayagua, Honduras, en la sede de JTF-Bravo, y fue dirigido por el 612.° Departamento de Bomberos del Escuadrón de la Base Aérea de JTF-Bravo. Un total de 30 bomberos de Honduras, Guatemala, Panamá, El Salvador, Belice y Nicaragua participaron en la capacitación.

El objetivo de CENTAM SMOKE es desarrollar las capacidades de las brigadas de bomberos de los países de la región, mejorar sus habilidades de extinción de incendios y presentarles nuevos escenarios. Además, el ejercicio busca estandarizar las técnicas de lucha contra incendios para promover esfuerzos combinados contra los desastres naturales.

“No solo los estamos entrenando, sino que nos están entrenando”, dijo a  la revista militar Diálogo la Primera Sargento de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Jessie Alberto Cadavid, del 612° Departamento de Bomberos del Escuadrón Aéreo de JTF-Bravo y jefe de entrenamiento de CENTAM SMOKE. “En caso de una emergencia en la base o en otro lugar, ahora saben cómo trabajamos. Y si hay un huracán o un terremoto en algún lugar de América Central y nos envían allí, el trabajo será más fácil ya que ahora nos conocemos “.

Los participantes trabajaron en técnicas de manejo de incendios, como el uso de mangueras. (Foto: Maria Pinel, Ejército de EE. UU.)
Los participantes trabajaron en técnicas de manejo de incendios, como el uso de mangueras. (Foto: Maria Pinel, Ejército de EE. UU.)

Ejercicios de práctica

Juntos, los bomberos se enfrentaron a escenarios simulados de edificios y aeronaves en llamas, y también se familiarizaron con diversos equipos, como helicópteros Sikorsky UH-60 Black Hawk y Boeing CH-47 Chinook. Los participantes también se enfocaron en medidas de seguridad, el uso de mangueras, equipos de protección personal y capacitación médica básica.

El riguroso ejercicio de cinco días también incluyó una competencia para desafiar a los bomberos y aumentar la camaradería. Los participantes formaron grupos de cinco miembros, cada uno con un líder, y enfrentaron desafíos tales como carreras de obstáculos, competiciones de martillo y simulaciones de rescate de vehículos usando muñecos.

Julio César Rivera, un oficial del Departamento de Bomberos y Rescate del Aeropuerto Internacional Monseñor Arnulfo Romero y Galdámez de El Salvador, pasó 26 años con el departamento. Esta fue su segunda participación en el entrenamiento.

“Durante la sesión de entrenamiento anterior [en 2011], sentí la emoción por primera vez y la anticipación sobre lo que iba a aprender”, dijo Rivera. “Ahora, como oficial a cargo, soy responsable de garantizar que este grupo de bomberos aprenda cosas nuevas, le quite experiencia adicional y pueda evaluar cada etapa de la capacitación”.

Antes de comenzar las tareas, los bomberos recibieron instrucciones de los miembros del 612° Escuadrón de la Base Aérea. Los instructores explicaron cada paso de los ejercicios, así como las medidas de seguridad necesarias.

“El primero fue apagar un derrame de combustible en una pista de aterrizaje”, explicó Rivera. “El derrame ocurre cuando un tanque se rompe y comienza un incendio debajo de un avión”.

Durante la segunda etapa, los bomberos lucharon contra un incendio en el fuselaje y la cabina de un avión. Según Rivera, el ejercicio permite a los participantes observar la pirólisis (la descomposición química del material orgánico causada por las altas temperaturas) de cerca, y examinar cómo se forma y se propaga el fuego.

El tercer escenario consistía en apagar un incendio en un helicóptero simulado, y el cuarto consistía en un incendio en el motor de un avión y en el tren de aterrizaje. Entre cada ejercicio, los bomberos se rehidrataron y cambiaron sus uniformes en un área de descanso.

Durante el entrenamiento de cinco días, los bomberos se enfrentaron a varios escenarios, como un incendio en un simulacro de avión. (Foto: Kay Valle, Diálogo)
Durante el entrenamiento de cinco días, los bomberos se enfrentaron a varios escenarios, como un incendio en un simulacro de avión. (Foto: Kay Valle, Diálogo)

Nuevas experiencias

“Aquellos de nosotros que recibamos este entrenamiento serán los refuerzos, el apoyo para la división aeronáutica [de los bomberos panameños]”, dijo Kevin David Requena González, bombero estructural del Departamento de Bomberos de la República de Panamá, que sirve en la provincia de Chiriquí. “Gané mucho conocimiento. Es realmente genial cómo los bomberos civiles se capacitan y aprenden sobre cómo operan los bomberos militares “.

Los escenarios, así como las técnicas, fueron experiencias nuevas para muchos de los bomberos. Tal fue el caso de Adam Lumsden, del Servicio Nacional de Bomberos de Belice.

“Es una oportunidad para ampliar el conocimiento que ya tenemos”, dijo Lumsden a Diálogo. “Realmente no había practicado accidentes de aviación. Ha sido una experiencia fantástica. Todos los bomberos tienen diferentes procedimientos, que compartieron, y que podemos llevar a casa para compartir con todos los demás y ponerlos en práctica “.

A diferencia de sus contrapartes centroamericanas, Lumsden no habla español, pero dijo que eso no impedía la comunicación. “En la profesión de lucha contra incendios, el lenguaje no es una barrera. Los estándares y códigos establecidos por la Asociación Nacional de Protección contra Incendios se utilizan durante una emergencia”, dijo Lumsden sobre la asociación de EE. UU., que tiene alcance internacional.

El ejercicio trimestral comenzó en 2005 como un programa de entrenamiento para los bomberos del 612° Escuadrón de la Base Aérea y sus contrapartes hondureñas. Se convirtió en un programa de capacitación regional en 2010 cuando los bomberos guatemaltecos se unieron. Más de 800 bomberos centroamericanos han participado en CENTAM SMOKE.

“Es una comunidad de bomberos aprendiendo [unos de otros]”, 1er sargento Cadavid concluyó. “Y [esta comunidad] se está preparando para trabajar en conjunto en cualquier parte de América Central. Nosotros los bomberos somos familia “.

Fuente: dialogo-americas.com

Traducción de El Pulso.

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.