BITÁCORA DE VIAJE: DE COLOMBIA A LA ARGENTINA

POR ISHTAR PAZ Viernes 29 de Abril La Ciudad de la Eterna Primavera – Medellín Casa de Alejo, Camila y María Antonia Medellín es un municipio colombiano, capital del departamento de Antioquia, siendo la segunda ciudad más poblada del país. Es el país que colinda con el bosque de Darién y así con Panamá. Ese día, Medellín amaneció con un sol resplandeciente, llegamos terriblemente cansados al aeropuerto, la luz del sol, molestó un poco mis pupilas, la noche en Panamá y...
Invitadojulio 22, 2016

POR ISHTAR PAZ

Viernes 29 de Abril

La Ciudad de la Eterna Primavera – Medellín

Casa de Alejo, Camila y María Antonia

Medellín es un municipio colombiano, capital del departamento de Antioquia, siendo la segunda ciudad más poblada del país. Es el país que colinda con el bosque de Darién y así con Panamá.

Ese día, Medellín amaneció con un sol resplandeciente, llegamos terriblemente cansados al aeropuerto, la luz del sol, molestó un poco mis pupilas, la noche en Panamá y este día por la mañana fueron matadores, pero nos encontrábamos en Colombia, y ya todo está bien. Walter, andaba reluciente, era la primera vez que en avión. Por suerte nos encontramos un bonito amanecer en el camino.

Tomamos un bus, El aeropuerto queda como a una hora de Medellín, por lo que la primera impresión que nos llevamos fue el espeso verde montañas y un clima más bien frío, comparado con Panamá.

Al llegar a la estación nos dirigimos a la casa de Alejo; un actor colombiano, que anduvo girando su espectáculo, «A Veces Grito», en Honduras. Fue ahí donde nos contactamos con él.

Llegamos a su apartamento y conocimos a Camila, su novia, y a María Antonia, la hija de Camila.

Nos acomodamos en el cuarto de María Antonia, ya que ella pasaría en casa de su papá. Entramos en el mundo de los peluches y colores. Y esa fue nuestra nueva casa de arco iris.

DSC_1802

Salimos al Parque Río Negro, un lugar que los jóvenes utilizan para la recreación. Más adelante está el museo de arte contemporáneo. También visitamos el teatro Matacandelas, un colectivo de teatro que es considerado patrimonio cultural de la ciudad de Medellín, es un hermoso lugar que en toda época del año tiene llena su cartelera; Luego terminamos la noche con una cerveza Club Colombia negra, con delicioso sabor a café.

Sábado 30 de Abril

Medellín

Hostal Yeras

Desayunamos con Camila y Alejo, platicamos mucho de teatro, arte y de Colombia en general. Ambos tenían diferentes responsabilidades en el día, por lo que decidimos salir un rato a caminar y a encontrarnos con nuestro amigos Britta y Rafa.

Creo que Medellín sabía que estábamos cansados del calor, y nos recibió con una larga tormenta, por lo que tuvimos que esperar un largo rato en un parque a que bajara la lluvia. Nos encontramos finalmente y pasamos toda la tarde-noche con los dos. Claro aprovechamos algunos momentos para vender alguna artesanía y cantar un par de canciones. La lluvia impid que siguiéramos con nuestras labores. Esa noche dormimos en el hostal con nuestros amigos. Ellos se hospedaban cerca del parque Yeras, que es un lugar que no duerme debido a la continua fiesta.

Domingo 1 de Mayo

Medellín

Casa de Alejo, Camila y María Antonia

Esta mañana nos levantamos con animo de ir a la manifestación del primero de mayo, pero en la ciudad no hubo mucho movimiento por el asunto, en Bogotá, en cambio, hubo marcha y por lo que vimos en las noticias había sido reprimida. Este tipo de cosas me hacen recordar que toda Latinoamérica está jodida.

Cansados por la noche, nos despedimos y salimos a caminar por la ciudad. Llegamos al parque Botero con muchísima hambre, encontramos a una señora con un puesto en la calle y decidimos comer ahí. Walter probó la sopa paisa y yo con arroz y verduras. A lo largo del viaje pude notar algunas cosas, Walter tiene un encanto de no se qué con las señoras, cuando canta le dan más plata, cuando platica le ayudan, cuando sonríe le ayudan. Increíble, la señora le dio dos veces fresco de naranja y más arroz… Claro que a mí no me dio más, eso se llama: ¿Carisma o buena suerte?

Encontramos más allá a las estatuas gorditas de bronce, iglesias coloniales, y finalmente al parque San Antonio, donde hace algunos años, exploto una bomba sobre una escultura en forma de pájaro, de botero, dejando personas muertas y heridas. Éste se dice fue producto de la interminable lucha de carteles que se daba en esa época. La escultura quedó destrozada, pero la dejaron, junto a una réplica exacta, en conmemoración al trágico evento.

No pudimos trabajar en los buses, porque en los buses de tarjeta no es permitido. Aún no entendemos la dinámica.

Lunes 2 de Mayo

Medellín

Casa de Alejo, Camila y María Antonia

Hoy decidimos relajarnos un poco, comimos junto a Alejo y Camila, escuchamos música: Aterciopelados, Monsieur Perine, Bomba Estereo, Comimos espaguetis.

Intentamos trabajar, pero había lluvia y eso no cuadra con la guitarra.

Nos vimos con nuestro amigo Aaron, el gringo querido. Jugamos unas partidas de cartas, para recordar nuestros juegos en Panamá, luego caminamos un rato por las calles.

Disfrutamos de una rica cena junto con Britta, Rafa, Aaron y Walter. Fue la noche de despedida, para todos. Cada quien toma su rumbo. Espero que les vaya muy bien a mis queridos, así es el viaje, dejando atrás cosas y guardando en un cofrecito lo más valioso.

Martes 3 de Mayo

Medellín

Casa y Calle

8:30am. Decidimos viajar a jalón para llegar a Bogotá. Debemos trabajar para no llegar sin plata a la Argentina.

11:00am. Salimos un rato a trabajar, a ver cómo va.

1:00pm. Lluvia. ¡Fuera de mi vista!

3:00pm. Salimos y trabajamos un rato, pero sigue lloviendo.

6:00pm. Pudimos trabajar un buen rato en unos buses que pasan en la esquina de la casa de Alejo, no estuvo mal. Pero llueve.

9:00pm. No volvimos a salir. La lluvia no nos deja trabajar.

Miércoles 4 de Mayo

Medellín-La Dorada

Algún lugar en medio de estos dos lugares

¿Una montaña tal vez?

Cuatro cosas para no hacer cuando se pide jalón, dedo, rai, raite o aventón:

1-Salir tarde

2-Pedir jalón en carretera con curva.

3-Pedir jalón en carretera en cuesta.

4-No llevar agua.

Cuatro cosas que hacer cuando se pide jalón, dedo, rai, raite o aventón:

1- Llevar comida. Mucha comida.

2-Llevar tienda de campaña.

3-Si no se consigue rai, buscar una gasolinera.

4-Hacer un cartel en caso de pasar desapercibido.

DSC_0128

Una maravilla, no se como es posible haber cumplido con todo esto en un solo viaje. Nos despedimos por la mañana de Cami, Alejo y María Antonia, pero por alguna extraña razón nos fuimos tarde, muy tarde. Además de que la bolsa de la guitarra se rompiera, se rompió la maleta pequeña. La carretera estaba lejos, y sólo habían curvas y cuestas, cansados nos sentamos en una gasolinera. Pasaron miles de camiones y nadie nos volteaba a ver. Encontramos a uno, en la gasolinera, pero acababa de llegar y se iba a tardar un par de horas. El camión se quedo ahí, y esperamos más. y pedimos más jalón, pero nada. Llegó con nosotros el conductor del camión, varias horas después y nos llevó en la parte trasera del camión la cual llevaba una motocicleta. Empezó a oscurecer. El viaje duró unas cuantas horas. El camionero se detuvo en un restaurante y hotel de paso. Y aquí estamos, con la tienda de acampar en el camión.

Jueves 5 de Mayo

La Dorada- Honda- Bogotá

La noche es como la imaginé, con frío e incómoda. La mañana, con neblina y el verde de las montañas. Fue un viaje largo hasta la Dorada la ciudad más caliente de Colombia.

Llegamos después de miles de paradas del conductor, llegamos deshidratados y hambrientos. Teníamos 16 horas para llegar a Bogotá, para no perder el vuelo. Debíamos caminar toda la ciudad y salir por el otro lado, a la carretera a Bogotá.

En este punto nos enteramos que la motocicleta con la que íbamos en el camión tenía una fuga de gasolina y que la mochila de Walter había absorbido el liquido apestoso. Con toda nuestra ropa adentro.

Pedimos jalón varias horas, y nada. Decidimos comer y ver si nos cambiaban los pocos dólares que andábamos para tomar el siguiente bus. Ahí nos enteramos gracias a la gente del restaurante, que en Colombia sólo los muchachos aficionados del fútbol –barras- se van a jalón , estos normalmente no tienen buena reputación. No era mala racha de jalones, acá no se da jalón normalmente. Comimos una deliciosa comida con todo y sopa, extremadamente barato. Y gracias a los encantos de Walter con las señoras, una de las dueñas nos consiguió un bus por la mitad del precio que se lo dan a los extranjeros. Por fin salimos, y con todas las buenas vibras.

Dormimos todo el trayecto hacia Bogotá. Caminamos de la estación de buses hasta la estación que iba al aeropuerto, ya eran las diez de la noche. Llegamos y nos acercamos al lugar más cercano a la compañía donde debíamos hacer check in y nos sentamos. Éste fue el momento para reorganizar las maletas y ver el daño producido por la gasolina. Fue terrible, todo estaba impregnado con el el olor. Esperamos a que no pensaran que andamos armados o con bombas por la gasolina, sumado eso a las fachas que andábamos.

Encontramos un baño privado y nos transformamos, la bolsa que se me rompió al inicio del viaje, llevaba ropa limpia, que no fue manchada por el olor a gasolina. Teníamos agua, ropa limpia, crema y pasta dental para ser nuevos seres humanos. Y efectivamente, justo para el check in y pasar a la otra sala.

Y ahora esperamos pacientemente el vuelo.

Viernes 6 de Mayo

Bogotá, Colombia- Buenos Aires, Argentina

DSC_0142

Salimos a las cuatro de la mañana de Bogotá, llegamos a las siete de la mañana a Lima, Perú, esperamos una gran escala hasta el medio día, y salimos. Varias horas de viaje, una comida, y una película.

Esto estaba empezando a marcar el fin y el inicio de algo nuevo, éste ha sido un viaje enriquecedor, cada paso, cada decisión, viendo atrás de vez en cuando para no olvidar, viendo hacia adelante para saber a dónde voy, y claro verme al espejo todos los días y saber que estoy, que disfruto, que vivo que cada momento que pasa, por más catastrófico, tonto, divertido o triste, lo vivo y gracias a esto aprendo y puedo seguir mi camino.

No sé qué hubiera pasado si seguía mi camino por tierra, lo que sé es que tengo muchas ganas de comenzar la universidad y estudiar dirección escénica. Muero de ganas por saber lo que vendrá, pero por el momento aguardo tranquilamente.

Este viaje me marcó de manera profunda y pienso que cada ser humano debería viajar lo más que pueda. La mente, el cuerpo, el corazón, todo se ve afectado por la maravilla de moverse por el mundo, y entender que las cosas no son tan pequeñas, que compartimos este espacio con gente maravillosa, lugares hermosos, atardeceres inolvidables, brisas, luces, aire, vida. No es tan difícil, sólo es de agarrar la mochila, tomar una dosis enorme de valor y salir. Yo salí con doscientos dolares y acá estoy, esperando a que Karina me venga a traer al aeropuerto Ezeiza, en Buenos Aires, Argentina.

Hace frío. Sólo traigo vestidos playeros, me voy a morir del frío en ésta, la ciudad de la furia.

One comment

  • Marta Mazier

    julio 30, 2016 at 2:07 pm

    Realmente es un hermoso recorrido imaginario al leer este escrito de Ihstar. Coincido en que conocer es una experiencia maravillosa.
    Coincido también en el encanto de Walter con nosotras las señoras. Ese encanto a mi modo de apreciar a Walter: no es excluyente, es creativo, respetuoso, afable, trabajador y sobretodo ínclito.
    Deseo que seas una gran directora y que siempre escribas.

Comentarios

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019