/ASÍ DESCUBRIÓ EEUU LA CORRUPCIÓN EN EL RNP

ASÍ DESCUBRIÓ EEUU LA CORRUPCIÓN EN EL RNP

Memos internos de autoridades consulares disponibles por el portal Wikyleaks.

LOS CUATRO AMIGOS

En el mes de septiembre de 2005, la unidad Antifraude  de la sección consular de Estados Unidos reportó dos casos separados de delincuentes fugitivos de los Estados Unidos que obtuvieron un pasaporte hondureño válido por medios fraudulentos. Anteriormente se había detectado otro caso en el que un miembro de una pandilla salvadoreña estuvo involucrado en la violación de un menor en Houston, Texas, que obtuvo un pasaporte hondureño. Según las autoridades, solo en estos tres casos se obtuvo de manera fraudulenta hasta seis pasaportes hondureños.

A principios de septiembre, agentes de seguridad diplomáticos en Houston informaron a Tegucigalpa que Andy Burwig fue arrestado al ingresar al Aeropuerto Internacional de Houston. Burwig fue arrestado por una orden de arresto por delito grave de Utah por múltiples cargos de falsificación. Mientras los agentes del DHS realizaron una búsqueda después del arresto, descubrieron que Burwig tenía tres pasaportes hondureños en su poder. Los pasaportes hondureños parecían ser libros válidos. Verificaron con las autoridades hondureñas que los libros eran auténticos libros de pasaportes hondureños, pero que la información contenida en ellos era fraudulenta y que no se habían emitido a través del sistema de pasaportes hondureños.

El primer pasaporte hondureño en posesión de Andy Burwig aparecía a nombre de Sergio Sánchez Bonelli, número de pasaporte B144837. Al hacer una comparación, la oficina presentada en Houston notó que la foto en este pasaporte parece coincidir con la foto en la solicitud de pasaporte de Estados Unidos de Burwig.

Burwig tiene un pasaporte válido de EE.UU., número 057273898.

El segundo pasaporte hondureño encontrado a Andy Burwig estaba a nombre de Hans Andres Schnidet López, número de pasaporte B068121. Al hacer una comparación observaron que la foto de este pasaporte parece coincidir con la de la solicitud de pasaporte de los EE.UU. de Terry Lund, número de pasaporte de los EE. UU. 057825397.

El tercer pasaporte hondureño encontrado estaba a nombre de Max Alberto Kreigmann, número B074458. Al examinar la foto del pasaporte hondureño, encontraron un aparente emparejamiento entre López y James Burns con pasaporte de los EE.UU. número 057706380.

El Cónsul General de Estados Unidos en Tegucigalpa solicitó al Banco Central de Honduras, que almacena y rastrea los libros de pasaporte, proporcione información para aclarar el camino que estos libros siguieron desde su almacén hasta la mano del delincuente.

En una investigación adicional, las autoridades norteamericanas determinaron que existe una tendencia preocupante en este caso. Los tres individuos involucrados en esta estafa de pasaporte tienen antecedentes penales. Lund y Burns tienen una amplia historia criminal, Burwig fue arrestado y pasó tres días en una cárcel de California por desobedecer una orden judicial.

En contraste con Burwig, Terry Lund tiene un historial criminal que abarca más de 25 años. Lund fue arrestado por varios actos criminales que van desde fraude, robo, posesión ilegal de una escopeta, posesión de una sustancia controlada con la intención de vender hasta emitir cheques fraudulentos. En marzo de 1999 Lund se declaró culpable de fraude y lavado de dinero, recibiendo 33 meses en prisión y 36 meses de supervisión.

Los agentes consulares en Houston confirmaron que Terry Lund estuvo en prisión y que ha estado en libertad condicional en Utah durante los últimos años, lo que le dificulta viajar a Honduras para obtener un pasaporte hondureño. Al parecer, según creen los investigadores norteamericanos, Andy Burwig obtuvo este documento de viaje para él.

En el caso de James Burns, las autoridades consulares determinaron que es un delincuente convicto cuyo historial criminal abarca los últimos diez años.  En febrero de 1997, Burns fue declarado culpable de fraude electrónico y de comunicaciones y fue condenado a entre uno y 15 años de cárcel. Los agentes del DSS Houston informaron que Burns ha estado en comunicación con ellos por teléfono celular y correo electrónico. Burns declaró su intención de cooperar con las autoridades en esta investigación.

Los agentes de DSS Houston informaron a Burns, que en ese momento residía en Honduras, que puede ingresar a la Embajada de los Estados Unidos en Tegucigalpa y hacer una declaración a la RSO. Burns le dijo a los agentes de Houston que fue atraído a Honduras por Burwig y otro cómplice llamado Abdiel Rivera, quien le prometió un trabajo, que entregó su foto creyendo que estaba recibiendo un permiso de trabajo hondureño.

Burns también les dijo a los agentes que Burwig y Rivera tienen un hogar en una sección de clase alta de Tegucigalpa y se involucran en actividades delictivas en este hogar que incluye sexo con mujeres hondureñas menores de edad. La Embajada de Estados Unidos, en coordinación con DSS Houston, cree que Abdiel Rivera es un ex médico condenado en 1993 por distribución de narcóticos.

James Burns fue sentenciado a 78 meses de prisión federal en Utah.

Según memo de las autoridades norteamericanas disponibles a través de Wikileaks, estos cuatro hombres fueron conectados por el sistema penitenciario y el estado de Utah. Burwig ha vivido en Utah y Burns le dijo a los investigadores que era compañero de celda de Terry Lund y que Lund le presentó a Burwig y Rivera.

Al parecer, Rivera también estuvo en una prisión de Utah.

Las autoridades hondureñas informaron al personal de la Embajada norteamericana que creían que los tres pasaportes fueron comprados en el área de San Pedro Sula. Al examinar los números de identificación nacional utilizados en los pasaportes, dos son fraudulentos. Los datos biográficos utilizados en los pasaportes están escritos y no están inscritos electrónicamente.

Los fiscales hondureños  manifestaron que los pasaportes no se mantienen correctamente y que la corrupción y el fraude aún prevalecen dentro de la inmigración hondureña, a pesar de la reciente reorganización y escándalo, que ahora tiene control sobre el pasaporte hondureño. 

los french

En marzo de 2004, los agentes de la Administración de Control de Drogas de la Embajada (DEA) recibieron una pista de que dos fugitivos de la justicia estadounidense, Teddy Lee French y su hijo Christopher French estaban escondidos en Honduras. Ambos fueron buscados en el estado de Arkansas por narcotráfico, que involucró un laboratorio de metanfetamina.

La DEA, al trabajar con las agencias policiales hondureñas, arrestó a Teddy Lee y Christopher French y luego los devolvió voluntariamente a los EE.UU. para enfrentar sus cargos pendientes. En el curso de la investigación, la DEA descubrió que toda la familia French tenía o estaba en proceso de obtener documentos de identidad hondureños para incluir una tarjeta de identidad nacional (cédula) certificados de nacimiento y pasaportes.

Durante su breve detención e interrogatorio por parte de la policía de GOH, Teddy Lee French, afirmó que su verdadero nombre era Fernando Guardado Guardado, nacido en Omoa Honduras. Una vez confrontado con el hecho de que sus documentos hondureños se obtuvieron de manera fraudulenta y que su esposa lo confirmó, Teddy Lee confesó su verdadera identidad y explicó cómo pudo obtener dichos documentos.

Teddy Lee French dijo a los investigadores que un facilitador de pasaportes llamado Sardy Javier Reyes Rodriguez, ubicado en Omoa, se ofreció a proporcionar a toda la familia French los documentos de identidad hondureños que incluía los pasaportes. French declaró que Rodríguez le cobró USD 125,000 por toda la familia. French declaró además que viajó a Omoa para obtener un certificado de nacimiento hondureño y a San Pedro Sula para obtener una licencia de conducir hondureña y para ser procesado para un pasaporte hondureño. French declaró que su esposa Karen pasó por el mismo proceso.

Teddy Lee obtuvo un pasaporte hondureño en el nombre de Fernando Guardado Guardado, número de pasaporte B046138 y número de cédula 0503-2004-00116. Su esposa, Karen French, recibió un pasaporte hondureño con el nombre de Ana María González Ayala, número de pasaporte B046450, y número de cédula 0503-2004-00117.

En el momento de su detención, el hijo de Teddy Lee, Christopher, y su esposa Amamda French también estaban en el proceso de obtención de pasaportes hondureños.

Durante la investigación, los investigadores hondureños encontraron solicitudes del gobierno hondureño y otros documentos que, en espera de su finalización, habrían dado nuevas identidades a Christopher y Amamda French.

Christopher French habría sido conocido como Christopher Charles Guardado González y Amada habría sido Amanda María González Ayala. 

El 16 de septiembre de 2004, los investigadores de Honduras realizaron una inspección de la oficina del Registro Nacional para Personas (RNP) en Omoa.

Los investigadores hondureños encontraron la solicitud para Teddy Lee y Karen French. También encontraron otras irregularidades que, según manifestaron en un reporte interno, requerirán más investigación.

Los investigadores de Honduras han indicado que todo el procedimiento para adquirir pasaportes y cédulas está a la venta al mejor postor.

Una faceta de esta investigación por la que RSO está más preocupada es que la familia French pudo obtener estos documentos oficiales en menos de un mes. Este no es un grupo organizado de narcóticos o terroristas, solo una familia fugitiva.

En agosto de 2005, los oficiales de la Policía de Houston (HPD) asignados a las autoridades de pandillas arrestaron a un pandillero latino por tener relaciones sexuales con una menor de edad. Tras una investigación adicional, los oficiales del HPD supieron que la persona bajo custodia tenía un pasaporte hondureño y una tarjeta de identidad en su poder con el nombre de Rudi Renan Amador Martínez, número de pasaporte hondureño B155320.

Los oficiales de HPD descubrieron que Martínez era realmente un miembro de una pandilla de El Salvador llamado Francis Funes. Durante la investigación inicial y en consulta con los agentes de DSS Houston, y la Sección Consular AFU, RSO cree que Funes obtuvo su pasaporte hondureño en el consulado de Honduras en Houston.

El 26 de agosto, el Cónsul General confrontó a los representantes de la agencia emisora ​​de pasaportes con evidencia de sus propias bases de datos que mostraban que el sistema había sido corrompido.

Los fiscales de Honduras expresaron su preocupación de que Funes adquiriera este pasaporte por medios fraudulentos. Los fiscales declararon que el cónsul general hondureño en Houston no era una persona confiable y que sospechaban que la mayoría de los cónsules hondureños enviados a Estados Unidos son susceptibles de sobornos y fraude.

PREOCUPACIONES POR LA SEGURIDAD NACIONAL DE ESTADOS UNIDOS

Recientemente, la Embajada de Tegucigalpa en conjunto con International Narcotics and Law Enforcement Affairs (INL) había gastado más de USD 400,000 en un proyecto de pasaporte de lectura automática con el gobierno de Honduras.

Como ilustran los casos anteriores, independientemente de la seguridad de los documentos en sí, lo que es clave es el personal responsable de la emisión de los documentos. Las personas involucradas en estos casos son todos criminales, aunque posiblemente peligrosos, no demasiado sofisticados u organizados.

Lo preocupante es que todos lograron obtener un pasaporte hondureño con relativa facilidad. Uno de los individuos, Terry Lund, ni siquiera tuvo que abandonar los confines de Utah para hacerlo.

Los oficiales de cumplimiento de la ley de Honduras han expresado una preocupación legítima de que los documentos de identidad hondureños carecen de controles de responsabilidad para detener el uso ilegal por parte de delincuentes.

Parece que un pasaporte hondureño aún es fácil de obtener por el precio correcto.

En este momento, no hay pruebas de que los grupos de delincuentes organizados, peligrosos y sofisticados, como los cárteles de la droga colombianos, el crimen organizado ruso, o los grupos terroristas extremistas hayan obtenido, utilizado o viajado con pasaportes hondureños.

Sin embargo, se teme que, si alguna de estas organizaciones peligrosas quisiera, pudieran adquirir dichos documentos y no hubiera manera de disuadir o detener esa acción.

Si esto sucediera ahora o en el futuro, las consecuencias para los Estados Unidos podrían ser graves. Las autoridades de Estados Unidos continuarán rastreando todos los prospectos de investigación. También solicitan que todas las oficinas de campo del DSS en los EE.UU. verifiquen todos los casos penales para determinar si algún sospechoso llevaba consigo, viajaba o si había obtenido un pasaporte hondureño. Esto ayudará a la RSO a evaluar cuán extendido está el problema.

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.