Honduras

Anuario El Pulso 2016, disponible en Amazon.

el

Para nuestros seguidores, ya está disponible el Anuario 2016 de El Pulso, que recoge las mejores notas publicadas el año pasado. Un recuento de la realidad nacional que sigue definiendo los acontecimientos actuales. En nuestra redacción consideramos que Honduras es un país por contar. Muchas de sus historias son aún desconocidas. Las que se cuelan por los medios de comunicación se muestran como un escaparate macabro y frío, sin origen ni futuro. El periodismo hondureño de los últimos cuarenta años ha narrado muy poco. Atrás quedaron las páginas de Juan Ramón Molina en El Cronista, que exploraban la vida nacional, ironizando la doble moral de los poderosos. Atrás también quedaron las crónicas de Inés Navarro, Rómulo Durón, Froylán Turcios, Luis Andrés Zuñiga, Jeremías Cisneros y Mariano Vasquez, todas a principios del siglo XX, así como las de Ventura Ramos y Medardo Mejía, los últimos maestros a mediados del siglo, quienes inspiraron nuestro trabajo y a quienes les dedicamos este primer año de producción.

No han sido la televisión ni la radio los responsables de opacar el periodismo en Honduras, como se ha hecho creer, fomentando el mito de que «a los hondureños no nos gusta leer». Ha sido, como afirma la periodista Thelma Mejía en su libro Noticias inéditas de una sala de redacción, «la corrupción de un amplio sector de la prensa (que) se expresa en el matrimonio o negociaciones que hace (el periodismo local) con los grupos de poder político y el gobierno» y fomenta, a conveniencia propia, la mediocridad y el olvido.

Cuando concebimos la idea de fundar un periódico, nos enfrentamos primero al reto de unir dos profesiones hoy divorciadas: los periodistas escriben poco y los escritores poco conocen de periodismo. Aun así, poco a poco lo fuimos logrando (aunque nos queda mucho por construir). Luego vino el reto más importante: ser leídos.

Ha sido difícil deshacer la idea de que al hondureño lo agobia la lectura de más de un párrafo y, por lo tanto, prefiere el «meme» sobre el reportaje de investigación. Aprender la reglas del periodismo moderno ha sido también un reto.

Debidos, ante todo, obviar la opinión vulgar y el rumor, y centrar nuestros argumentos en la fuente y el testimonio. La financiación, el talón de Aquiles de todo proyecto, ha estado allí siempre, como una espada de Damocles pendiendo sobre nuestra cabeza, esperando que termine la cuenta regresiva para cerrarnos.

Pero seguimos adelante, conformando un equipo pequeño de redactores y aprendiendo en el camino.

El 2016 fue un año cargado de eventos importantes para la Historia nacional, los cuales repercutirán en el futuro: el asesinato de Bertha Cáceres, el proceso de depuración de la policía, la crisis interna de los partidos de oposición, los procesos de extradición de narcotraficantes, la elección de la nueva Corte Suprema de Justicia, la inscripción de Juan Orlando Hernández para la candidatura para un segundo período como presidente, por nombrar sólo algunos.

Este primer anuario de El Pulso 2016, se avoca a la urgencia de registrar los hechos históricos más relevantes de Honduras, pues consideramos importante construir los cimientos de la patria por medio de la nota periodística para beneficio de las futuras generaciones.

Les invitamos pues, a adquirir este número a través de la tienda Amazon.com

Entra al enlace de Amazon dando click aquí

#ElPulso

Acerca Oscar Estrada

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.

Recommended for you