ALIADOS Y ENEMIGOS EN LAS GUERRAS DEL CHAPO GUZMAN

Mientras transcurre el juicio en Estados Unidos al poderoso narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzman, comienza a circular la versión de la defensa que indica que la verdadera cabeza del cartel de Sinaloa es el veterano Ismael “El Mayo” Zambada, uno de los capos más antiguos de México y figura importante de la droga presente en el negocio durante por lo menos 40 años. En este artículo de la serie ENFOQUE del Centro de Análisis y...
Oscar Estradanoviembre 23, 2018

Mientras transcurre el juicio en Estados Unidos al poderoso narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzman, comienza a circular la versión de la defensa que indica que la verdadera cabeza del cartel de Sinaloa es el veterano Ismael “El Mayo” Zambada, uno de los capos más antiguos de México y figura importante de la droga presente en el negocio durante por lo menos 40 años.

En este artículo de la serie ENFOQUE del Centro de Análisis y Prospectiva, escrito por Irene Fernández Miranda y Carlos Johnston Sánchez, veremos el desarrollo del Cartel de Sinaloa y la guerra contra el narcotráfico en México, sus aliados y enemigos principales a través de los años.

El cartel de Sinaloa

El cártel de Sinaloa tiene su origen en la ciudad de Culiacán Rosales, en el estado de Sinaloa, al norte de México. Sus primeros líderes no eran más que un reducido grupo de granjeros que, a finales de los años sesenta y durante los años setenta, comenzaron con el contrabando de marihuana. Así fue como empezó a tomar forma el narcotráfico de la zona de la mano de Pedro Avilés Pérez, uno de sus primeros líderes. Joaquín Loera Guzmán (alias “El Chapo”), quien más tarde sería reconocido casi unánimemente como el narco más poderosos del siglo XXI, comenzaría su inmersión en dicho mundo de la mano de su mentor y tío Avilés.

Miguel Ángel Félix Gallardo.


Tras la muerte de Avilés en septiembre de 1978, a manos de la Policía Federal mexicana, Miguel Ángel Félix Gallardo encabezó las operaciones de su predecesor. Debido a la rápida expansión de las operaciones del cártel, fundó el cartel de Guadalajara junto a sus socios Manuel Salcido Uzeta (alias “El Cochiloco”) y Caro Quintero, logrando establecer “relaciones” con diversos narcotraficantes colombianos. Esto originó que los nuevos socios mexicanos se introdujeran en el negocio de la cocaína y comenzaran a distribuir cargamentos de esta droga desde Colombia hacia los Estados Unidos, e incluso hacia el interior de México. Mientras las autoridades eran sobornadas recibiendo un pequeño porcentaje de las ganancias del cártel, los narcos recibían a cambio su protección y cooperación.

Enrique “Kiki” Camarena.


La pasividad de los cuerpos de seguridad nacional y del gobierno cambió a raíz de la tortura y asesinato del agente encubierto de la DEA Enrique “Kiki” Camarena en 1985. Presionado por EEUU, el gobierno mexicano encarceló en 1989 a Gallardo y a su lugarteniente Quintero. Tras estos acontecimientos, el cártel de Guadalajara desapareció y sus restantes miembros formaron nuevos cárteles y repartieron el negocio, como el cártel de Tijuana o el de Juárez. Pero sería el sobrino de Avilés, Joaquín Guzmán, junto con Héctor Luis Palma Salazar “El Güero” y Adrián Gómez González, los que fundarían el Cártel de Sinaloa (CDS). Cuando Salazar fue encarcelado años más tarde en 1995, Guzmán asumió el mando. El CDS es conocido también como el cártel del Pacífico o La Alianza de Sangre, debido a que es el parentesco y no el dinero lo que une a los miembros de su cúpula directiva. Desde entonces la historia de este cártel ha ido acompañada de la mano de Guzmán, quien se ve como el verdadero heredero del imperio del narcotráfico que dejaron atrás Avilés y Gallardo.

A pesar de sus múltiples encarcelamientos (1993 y 2014) y fugas (tanto en 2001 como en 2015), Guzmán finalmente fue nuevamente capturado el 8 de enero de 2016. Actualmente se enfrenta a delitos penales en siete estados norteamericanos.

Ismael “El Mayo” Zambada y Joaquín “El Chapo” Guzman.

Situación actual

El cartel de Sinaloa mantiene su estructura global a pesar de la captura del Chapo Guzmán. Con presencia en 54 países, la red criminal se extendió a través de alianzas con otras células especializadas.

Según información de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), el Cártel de Sinaloa opera en diferentes países de América, Europa, Medio Oriente, Asia, el norte de África y Oceanía, desplazando o estableciendo alianzas con otras organizaciones criminales.

Desde hace 17 años y después de su reciente encarcelamiento, Joaquín Guzmán parece haber pasado a un segundo plano, aunque su figura sigue siendo importante dentro de la organización. En esta situación se asumiría que el liderazgo ha sido dividido entre Ismael “El Mayo” Zambada (de los pocos narcos de la “vieja cúpula” del cártel de Sinaloa que no ha pisado la cárcel) y Juan Esparragoza Moreno “El Azul”. Aunque actualmente hay una disputa dentro de la banda para decidir quién es el legítimo heredero de un imperio con el liderazgo en cuestión, ya que el hermano de Joaquín, Aureliano Guzmán “El Guano”, ha irrumpido a escena tras permanecer en la sombra durante años. Queriendo asumir gran parte del protagonismo, “El Guano” ha llegado incluso a relegar a un segundo plano a los hijos de “El Chapo”, Iván y Alfredo.

Iván y Alfredo Guzman, hijos de El Chapo.


Las diferentes alianzas que ha establecido el Cártel de Sinaloa se han convertido en un elemento clave en cuanto a la expansión y eficacia de la organización en los diferentes países donde opera, logrando establecer relación con grupos locales para el tráfico y traslado de precursores, extendiendo sus actuaciones a países como Mozambique, la República Democrática del Congo, Ghana, Nigeria y Sierra Leona.

Entre las múltiples disputas en la que está enfrascada la organización criminal, una de las más recientes es la que mantienen con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), dejando más de 700 homicidios en los últimos diez meses. Sus crímenes han sido reivindicados de una forma sanguinaria. Por ejemplo, el pasado 2 de noviembre fue hallado un hombre colgado en un puente del centro de la ciudad de Tijuana, al que anteriormente habían torturado brutalmente.

Por otro lado, los Zetas aparecieron cuando se separaron del cártel del Golfo en 2010; sin embargo, ambos grupos se mantienen homogéneos y en crecimiento. Tanto el cártel de Sinaloa como el cártel de Los Zetas han desatado episodios de violencia extrema en su disputa por el territorio. Por otro lado encontramos a los ‘Mata Zetas’, que se definen como el “brazo armado del pueblo”, siendo su único objetivo acabar con el cártel de Los Zetas. El grupo asegura que no extorsiona ni secuestra y que respeta a las distintas autoridades en su lucha contra la delincuencia organizada.

Debemos recordar que los hermanos Beltrán Leyva eran parte del Cártel de Sinaloa. La captura de Alfredo Beltrán Leyva “El Mochomo”, en enero de 2008, terminó con el pacto de ambas organizaciones criminales. Su detención derivó en una fractura en este cártel, ya que su hermano Arturo acusó al líder del cártel, Joaquín “El Chapo” Guzmán, de haberlos traicionado.

Cártel de Jalisco Nueva Generación

Cártel de Sinaloa y Cártel de Jalisco Nueva Generación

Recientemente la pugna del CJNG por hacerse con el control total de las zonas de Michoacán y Jalisco ha originado enfrentamientos entre estos y el Cártel de Sinaloa, debilitado en los últimos meses tras la captura definitiva de Joaquín Guzmán. El Cártel de Jalisco es considerado como uno de los grupos narcotraficantes más peligrosos y sanguinarios de México, expandiéndose por cada vez más estados y estableciendo conexiones en terreno internacional. Países como Colombia, Perú, Bolivia o Estados Unidos fueron parte de la red de este cártel gracias al tráfico de cocaína, marihuana y drogas de diseño, entre otras sustancias.

Según las autoridades mexicanas, desde 2013 han facilitado armas a las fuerzas de autodefensa en Michoacán con el objetivo de acabar con el cártel de los Caballeros Templarios operativo en dicha región. Sus batallas con las fuerzas de seguridad mexicanas no son menos conocidas. En 2015 emboscaron a policías en el estado de Jalisco, matando a 15 de ellos. También ha sido reciente objeto de los medios tras atacar a varias instituciones gubernamentales, como en mayo de 2015, cuando destruyeron mediante un lanzacohetes un helicóptero de la Secretaría de Defensa Nacional, matando a sus siete tripulantes.

Estos hechos han ocasionado que ahora se encuentren en el punto de mira del gobierno federal. La Operación Jalisco, puesta en marcha en mayo del 2015, ha logrado detener a varios cabecillas del cártel, entre ellos a Rubén Oseguera González, alias “El Menchito”, hijo de “El Mencho”; Julio Alberto Castillo Rodríguez, yerno de “El Mencho”, o Antonio Oseguera Cervantes, hermano de “El Mencho”, entre otros.

Rubén Oseguera González, alias “El Menchito” fue trasladado al penal federal del Altiplano luego de que se revocara el auto de libertad dictado por un juez federal el pasado 26 de diciembre del 2014. El hijo del líder del Cártel Jalisco Nueva Generación, quien se encontraba arraigado por el secuestro de dos personas en Michoacán, fue notificado y trasladado al penal federal en el Estado de México. Oseguera González fue recapturado el 23 de junio de este año en posesión de rifles de alto poder y cuatro granadas. FOTO: AGENCIA DE INVESTIGACIÓN CRIMINAL /CUARTOSCURO.COM


La historia del CJNG empieza tras el desmantelamiento del Cártel del Milenio, el cual operaba bajo las órdenes de Ignacio “Nacho” Coronel, responsable de la distribución de metanfetaminas para el Cártel de Sinaloa y primo de la mujer del “Chapo”- de ahí la estrecha alianza entre ambos grupos-. Tras la muerte de Coronel en 2010, Milenio se dividió en dos grandes facciones: La Resistencia, cuyo líder era Ramiro Pozos, alias “El Molca” y Los Torcidos.

Nemesio Oseguera Cervantes.

Tras el enfrentamiento de los dos grupos por el control de Jalisco en el que salieron victoriosos Los Torcidos, surgió el CJNG, encabezado por Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho” y sus socios: Erick Valencia Salazar “el 85” (arrestado en el año 2012) y Martín Arzola Ortega “el 53”. Mientras que La Resistencia se alió con la Familia Michoacana y los Zetas, el CJNG siguió vinculado al “Chapo”, gracias en parte a los contactos heredados de Coronel por “El Mencho”. Esta última es una de las razones por las que el CJNG seguiría creciendo en los siguientes años, a través de las buenas relaciones con el Cártel de Sinaloa. Pero sin embargo el pacto entre ambos por la cooperación conjunta y control en determinadas zonas llegaría a su fin de manera inesperada.

Fue el consulado de los Estados Unidos en Guadalajara quien ya avisó de una posible ruptura entre ambos conjuntos hará ya unos años. El control por las nuevas rutas de la droga es algo codiciado por los narcotraficantes, por lo que las guerras desatadas entre cárteles por el dominio de estas es algo común. Un informe desclasificado de la DEA bajo el título de “Áreas de influencia de las organizaciones criminales en México” exponía que en solo dos año -de 2013 a 2015- el CJNG había pasado de no controlar el tráfico de la droga en ningún estado del país a controlar nueve. Diversos medios mexicanos como El Diario, Excelsior o El Universal aseguran que el control de zona de baja California (conocida como la corona de la droga) es uno de los motivos por los que la guerra entre el cártel de Jalisco y el de Sinaloa puede haber ocurrido en un primer lugar. En 2015 el CJNG ya traficaba por toda la costa oeste de EE.UU. y la frontera por la que entraba era la de Tijuana con baja California. Esto no lo consiguió solo, sino gracias al cártel del Arellano Félix, activo en dicha zona. La alianza con los Arellano para hacer frente al cártel de Sinaloa se produjo con el objetivo de arrebatarle la zona de Tijuana al cártel Sinaloa, ya que lo consideraban debilitado por el encarcelamiento de su cúpula de jefes. El medio El Informador relataba en mayo de 2016 que la guerra entre ambos cárteles había generado solo en La Paz, localidad de la baja California Sur, 232 homicidios en los últimos dos años.

El pasado agosto la declaración de guerra llegó a alcanzar un nuevo nivel con el secuestro del hijo de “El Chapo”, Jesús Alfredo Guzmán Salazar, junto a otras cinco personas en Puerto Vallarta. Los acusados no tardaron en ser reconocidos como miembros del CJNG. Los medios de información advirtieron que el Cártel de Sinaloa amenazó con terminar con la vida de “Machito” en prisión.

Cártel de los Beltrán Leyva

El Cártel de los Beltrán Leyva es una organización delictiva formada en Sinaloa (México), que ha operado en diez estados diferentes: Guerrero, Morelos, Chiapas, Querétaro, Sinaloa, Jalisco, Quintana Roo, Tamaulipas, Nuevo León y el Estado de México.

Los integrantes del Cártel de los Beltrán Leyva, Marcos Arturo, Alfredo, Héctor y Carlos Beltrán Leyva, y el ya difunto Iván Beltrán Villareal, fueron comandantes del Cártel de Sinaloa, dirigido por Joaquín Guzmán Loera “El Chapo” Guzmán.

Alfredo Beltrán Leyva.


Posteriormente, se constituyó el Cártel de los Beltrán Leyva en el año 2008, cuando se separaron del Cártel de Sinaloa, desatándose una sangrienta batalla entre las dos organizaciones. La tensión se desbordó cuando las fuerzas especiales del Ejército Mexicano arrestaron a Alfredo Beltrán Leyva (“El Mochomo”) el 21 de enero de 2008. Después de que las autoridades liberaran a Iván Archivaldo -el hijo de Guzmán- de la cárcel, los hermanos Beltrán Leyva culparon al “Chapo Guzmán” de traición y se rebelaron contra de él. Como resultado, durante varias semanas el Estado de Sinaloa fue escenario de sangrientos enfrentamientos entre narcotraficantes.

Edgar Guzmán.

En uno de estos enfrentamientos el 8 de mayo de 2008, el hijo de “El Chapo” Guzmán, Edgar Guzmán, fue asesinado cuando salía de un centro comercial en Sinaloa con sus guardaespaldas. Se pensó que la muerte de Edgar fue una venganza del Cártel de los Beltrán Leyva y así los niveles de derramamiento de sangre en Sinaloa se dispararon, aliándose la OBL con sus antiguos contrincantes: Los Zetas.

Últimamente existen rumores que señalan que fue “El Mayo” Zambada quien ordenó la operación, pues Edgar Guzmán murió junto con un hijo de Blanca Margarita Cázares Salazar “La Emperatriz”, quien fue novia de “El Mayo” y una de las principales operadoras en el lavado de dinero para el cártel de la Federación en Sinaloa.

Margarita Cázares Salazar “La Emperatriz”


Si estos rumores llegaran a ser ciertos cambiaría la dinámica de la guerra entre los cárteles mexicanos al significar que la Federación de Sinaloa está rota y dividida.

El cártel de Los Beltrán Leyva se caracteriza por la decapitación de sus adversarios, dejando las cabezas en lugares públicos o turísticos, colgados de puentes, etc., firmando sus crímenes con mensajes de advertencia.

¿Qué une al Cártel de Sinaloa y a los hermanos Beltrán Leyva?

Badiraguato (Sinaloa), el municipio donde nacieron los Beltrán Leyva, es el mismo donde nació Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, y hay evidencias de que en algún momento trabajaron juntos como sicarios para el siniestro Cartel de Guadalajara. A través de los vínculos matrimoniales, los lazos entre Guzmán Loera y Los Beltrán Leyva se hicieron más estrechos. Esta conexión fue decisiva cuando Guzmán fue encarcelado en 1993. Los hermanos Beltrán Leyva ayudaron al hermano de Guzmán, Arturo, a mantener el negocio a flote, enviaron grandes cantidades de dinero a su “primo” sinaloense encarcelado y finalmente lo ayudaron a escapar de la cárcel en 2001.

Amado Carrillo Fuentes, el señor de los cielos.


La fuga de Guzmán, la captura de Arturo Beltrán Leyva meses más tarde y la muerte de Carrillo Fuentes (narcotraficante mexicano líder del Cártel de Juárez, conocido con el sobrenombre de “Señor de los Cielos”) allanó el camino para los hermanos Beltrán Leyva.

Después de varias reuniones en 2002 con Guzmán y sus socios Juan José Esparragoza Moreno, alias “El Azul”, e Ismael Zambada García, alias “El Mayo”, se formó un grupo que sería conocido como la Federación o la “Alianza de Sangre”: Alfredo Beltrán Leyva, alias “El Mochomo” se casó con la prima de Guzmán, Esparragoza se casó con la cuñada de Guzmán y Guzmán se casó con la sobrina de otro socio, Ignacio Coronel.

Como padrino del hijo de Amado Carrillo Fuentes, Esparragoza también estaba estrechamente vinculado con el clan Carrillo Fuentes. La familia con base en Juárez entró en el pacto en 2002, pero la relación no duró mucho. En 2004, el hermano de Amado Carrillo Fuentes, Rodolfo Carrillo Fuentes, alias “El Niño de Oro”, mató a dos agentes de Guzmán en Ciudad Juárez y Guzmán ordenó su muerte en represalia.

Frente a una encrucijada, Zambada y Esparragoza decidieron aliarse con Guzmán, lo que marcó el comienzo de la guerra entre el Cartel de Sinaloa y de Juárez, continuando desde entonces.

Soldados mexicanos presentan a 17 presuntos integrantes del cartel de las drogas del Golfo. A los sospechosos se les decomisaron 49 armas largas, dos armas cortas, 42 vehículos, entre los que destacan varios camiones con diferentes plataformas de remolque, automóviles de colección y camionetas, ademas de ocho paquetes de cocaína, 16 de marihuana, 101.533 municiones de diferentes calibres, 1.200 cargadores, seis granadas de mano, 125 uniformes, 10 cascos y cinco chalecos antibalas, 31 teléfonos celulares, 20 radios y dos repetidoras. EFE/Saul López


Mientras tanto, la Organización de los Beltrán Leyva comenzó a dejar su huella. Guzmán los puso en la tarea de formar un equipo de seguridad para hacer frente al creciente poder de su otro rival, el Cartel del Golfo. Unos años antes, el Cartel del Golfo había convencido a 31 oficiales de las fuerzas especiales del ejército mexicano de crear un poderoso, sofisticado y brutal brazo armado que se llamaría Los Zetas. La OBL contrató a su propio equipo de seguridad: un colaborador, Edgar Valdez Villareal, alias “La Barbie”, vino desde Laredo; el grupo de Valdez, Los Pelones, comenzó a igualar en brutalidad a Los Zetas.

Edgar Valdez Villareal, alias “La Barbie”.


Como ya hemos dicho con anterioridad, en 2008, otro de los hermanos Beltrán Leyva, Alfredo “El Mochomo”, fue arrestado por fuerzas especiales del Ejército y la OBL. Culparon a “El Chapo” de haberlos traicionado. A partir de ese momento hubo una fractura entre los dos grupos y ese mismo año se aliaron con Los Zetas.

En 2009 el grupo vivió uno de sus más grandes golpes con la captura y muerte de su principal líder Arturo Beltrán Leyva.

En 2010 otro de los hermanos fue capturado. Se trata de Carlos Beltrán Leyva, quien fue acusado de lavado de dinero. Héctor Beltrán Leyva asumió el liderazgo de la organización criminal.

En octubre de 2014, la Organización Beltrán Leyva (OBL) experimentó un vacío de poder en su liderazgo debido al arresto de Héctor Beltrán Leyva, alias “El H”. La mujer de Héctor Beltrán Leyva, Clara Laborín, conocida como “La Señora”, asumió la conducción del cartel que comandaba su esposo.

Clara Laborín, esposa de Héctor Beltrán Leyva, asumió el control del cartel.


El 13 de septiembre de 2016, las autoridades informaron de la detención de “La Señora”, lo que probablemente desató más violencia por un “reajuste” entre los cárteles en conflicto.

Posteriormente el hijo del narcotraficante Alfredo Beltrán Leyva y sobrino de Joaquín “el Chapo” Guzmán, Alfredo Beltrán Guzmán “El Mochomito”, fue detenido en Jalisco por miembros de la Policía Federal, quienes confirmaron su arresto a través de su cuenta de Twitter, acusándolo de tráfico de drogas, secuestro y otros delitos. También ha sido acusado del secuestro de los hijos del Chapo Guzmán y del ataque a la casa de la madre del capo, Consuelo Loera.

Alfredo Beltrán Guzmán opera para el Cártel de los Beltrán Leyva y pugna con el Cártel de Sinaloa por el control del Triángulo Dorado (región comprendida entre los estados de Chihuahua, Sinaloa y Durango en el noroeste del país).

CARO QUINTERO Y SU SALVAJE PRISIÓN

En 1985, el narcotráfico ocupó las portadas de los periódicos mexicanos con el siguiente nombre: Rafael Caro Quintero. Reconocido como el líder de la organización criminal denominada “Cártel de Guadalajara”, traficaba con droga hacia Estados Unidos. Caro Quintero asesinó al agente Enrique Camarena y al piloto aviador Alfredo Zavala de la Drug Enforcement Administration (DEA).

Con el tiempo, se conoció que en el seno del “Cártel de Guadalajara” se formaban otros sinaloenses que protagonizarían la proeza del narco mexicano; por ejemplo, Miguel Ángel Félix Gallardo, Miguel Salcido Beltrán, “El Cochiloco” y Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, “El Chapo” Guzmán.

Rafael Caro Quintero cumplió 28 años en prisión, entre los penales de Almoloya de Juárez, hoy de El Altiplano, y Puente Grande. En agosto de 2013 fue liberado, bajo el cobijo de un recurso de amparo. Sin embargo, desde noviembre de 2015 la Suprema Corte de Justicia canceló el citado recurso y se ordenó la detención. Hasta hoy, no se ha tenido noticia de Caro Quintero, ha vuelto a la clandestinidad y las autoridades han considerado que está reagrupando a sus antiguos aliados para recuperar su territorio.

Aureliano Guzmán Loera.

EL HERMANO DEL CHAPO, “EL GÜANO”

El hermano de El Chapo, Aureliano Guzmán Loera “El Güano”, ha tomado supuestamente el control en la guerra de los cárteles. El Güano estaría a cargo de la defensa de Badiraguato, el santuario del cártel de Sinaloa y la mayor zona productora de opio del Triángulo de Oro.

Una disputa familiar divide al cártel de Sinaloa. Aureliano Guzmán Loera, “El Güano”, presuntamente se habría aliado con los hermanos Beltrán Leyva para disputar el control de la banda de “El Chapo” a sus sobrinos Alfredo e Iván Guzmán, hijos de Joaquín Guzmán Loera, así como a Ismael “El Mayo” Zambada García.

El comandante Alfonso Duarte Múgica dijo que una investigación realizada por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) descubrió que Aureliano Guzmán Loera, alias “El Guano”, ha asumido el mando de las actividades del Cartel de Sinaloa en el pueblo de Badiraguato, estado de Sinaloa, según informó Excélsior.

Se le ha considerado responsable del asalto a sangre y fuego contra un convoy militar blindado el 6 de abril de 2015 que acabó con cinco soldados muertos.

Jesús Héctor Palma Salazar, El Güero Palma.

EL GÜERO PALMA

Jesús Héctor Palma Salazar, El Güero Palma, fue uno de los principales protagonistas en la guerra que los cárteles diputaron en los noventa. El narco, que llegó a dirigir el cártel de Sinaloa con El Chapo, se enfrentó en los 90’ al cártel de Tijuana, de los hermanos Arellano Félix, por el control de las rutas de drogas. Sin embargo, la guerra alcanzó tintes sangrientos cuando los Arellano Félix enviaron a Clavel Moreno -agente encubierto de origen venezolano- a infiltrarse en el cártel de Sinaloa. Una vez inmerso en el mundo de sus enemigos, Moreno logró seducir a la esposa de El Güero, Guadalupe Leija Serrano, tras entablar una relación con la hermana de Palma. Una vez cautivada por Moreno, Guadalupe se dejó convencer por este de dejar el mundo narco y trasladarse a San Francisco. Así, tras el éxito del plan y poco después de producirse la mudanza a Estados Unidos, Moreno decapitó a la mujer de El Güero y le envió su cabeza. Pero el episodio no terminó ahí, ya que tan solo dos semanas después los hijos- de cuatro y cinco años- del narco de Sinaloa fueron arrojados por el puente de la Concordia en Venezuela. Se cuenta que incluso se llegó a mandar a Palma un vídeo de la caída de sus niños. En respuesta a estos actos, la venganza de El Güero fue total. Claver Moreno, sus hijos y sus cómplices fueron asesinados, así como cuatro miembros de la familia Arellano Félix y su abogado. Poco a poco, Palma empezó a adquirir fama por sus acciones de extrema violencia.

El Güero Palma, hoy, y la imagen conmemorativa de Guadalupe Leija Serrano y sus hijos asesinados por el cartel de los Arellano Félix.


Tras la encarcelación de El Chapo -fruto de la reacción gubernamental después de la muerte del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo- El Güero y Mayo Zambada tomaron las riendas de cártel. Al final fue capturado en 1995, cuando el avión que le llevaba a una boda se precipitó al quedarse sin combustible. De los tres ocupantes del avión solo sobrevivió Palma. Después de 12 años en prisiones mexicanas, en 2007 fue extraditado a Estados Unidos. Allí cumplió 9 de los 16 años a los que fue condenado en última instancia, ya que su buena conducta le valió una reducción de la pena que le permitió salir de Atwater (California) en junio de 2016. Aunque una vez en territorio mexicano, las autoridades federales le volvieron a encarcelar en El Altiplano por el asesinato en 1995 de un subcomandante de policía y su acompañante -ambos antiguos miembros del cártel de Tijuana- en el Estado de Nayarit.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019