/ACTIVISTAS LGTB DE EEUU EXIGEN AL GOBIERNO DE HONDURAS REPATRIACION DE MUJER TRANSGÉNERO

ACTIVISTAS LGTB DE EEUU EXIGEN AL GOBIERNO DE HONDURAS REPATRIACION DE MUJER TRANSGÉNERO

Por Fernando Reyes.

Diversos activistas lesbianas, gays y trangénero exigieron al Gobierno de Honduras, específicamente a Cancillería o Relaciones Exteriores que brinde apoyo para repatriar el cuerpo de Roxana Hernández, una mujer trangénero hondureña que en su tercer intento por cruzar hacia Estados Unidos, murió por complicaciones relacionadas a los tratos que sufrió en los distintos centros de detención de migrantes (ICE por sus siglas en inglés) en donde estuvo retenida.

Roxana, como muchos Hondureños/as, acompañaba la caravana de migrantes acompañada por la organización Pueblo Sin Fronteras, que partió de diversos países centroamericanos con el objetivo de cruzar hacia Estados Unidos huyendo de la violencia y la falta de oportunidades que enfrentaban. En su tercer y último intento por cruzar la frontera, Roxana se entregó voluntariamente a las autoridades migratorias quienes le mantuvieron retenida en cuartos improvisados, conocidos popularmente con “hieleras” o “neveras”, por las bajas temperaturas y condiciones precarias a que son sometidos los migrantes, mientras era asignada al centro de detención de Cíbola en Nuevo México, donde luego murió por complicaciones producto de los tratos recibidos en los centros de detención, que según el ICE falleció por causas relacionadas a una neumonía, paro cardiaco y complicaciones por el VIH.

3

Luego de su muerte, las autoridades migratorias propusieron a la a la familia de Roxana dos opciones, una económica que es cremar el cuerpo para enviarlo a Honduras, y una segunda opción que es enviar su cuerpo para que pueda ser sepultado en el país con un costo entre 8 mil y 10 mil dólares que debe ser cubierto por la familia. Con acompañamiento de las organizaciones, la familia de Roxana aclaró que no pueden realizar el pago que exigen las autoridades migratorias para la repatriación del cuerpo, por lo que se solicitó al gobierno de Honduras cubrir los gastos de repatriación, hasta el momento no existe una respuesta por parte del Estado para definir el apoyo que brindaran a la familia.

Los activistas exigen que se realice una autopsia independiente para determinar los motivos de su fallecimiento.

Luego de las exigencias de los activistas y las acciones en Honduras para evitar que el caso de Roxana permanezca en la impunidad, como ocurrió en 2007 con otra mujer transexual de origen Mexicano, Victoria Arellano, quien murió como resultado de los abusos físicos y sexuales que fue objeto en centros de detención de migrantes, negándole tratamiento para el VIH por mas de tres meses, muriendo esposada a una cama de hierro.

5

Jorge Gutierrez, Director de la Organización Familia: Trans Queer Movimiento de Liberación conformada por personas migrantes de la diversidad sexual, expone la grave situación que enfrentan las personas trans durante el trayecto migratorio: “Nuestra organización existe desde hace mas de 4 años, trabajamos con personas migrantes LGTBI evitando que sean víctimas de los tratos crueles que enfrentan en los centros de detención, ya sea en las neveras o heladeras, que son el primer punto de parada de muchos migrantes que luego son transferidos a otros centros.”

“Nuestra organización ha trabajado para cerrar estos centros que son conocidos por violar los derechos humanos de los migrantes, hasta el momento hemos logrado cerrar en 2017 el centro de detención de Santa Ana, California después de múltiples denuncias, pero luego de cerrar este centro, se abrió otro nuevo,” afirmó Gutiérrez.

Suyapa Portillo, una académica de origen hondureño que trabaja con migrantes LGTB, reconoce que el Estado de Honduras no ha brindado el apoyo necesario para dar sepultura a Roxana de forma digna, pero tampoco se ha investigado de forma independiente los motivos de su muerte, generando dudas y temores entre los activistas del por qué cremar su cuerpo, y de la impunidad que envuelve este caso, especialmente por la transfobia que sufren las mujeres trans y migrantes, quienes enfrentan confinamiento selectivo y aislamiento hasta por meses, visto como un castigo por su expresión e identidad.

“Roxana, como muchas mujeres trans, enfrentó dificultades relacionadas a su proceso de identidad, donde se les niega acceso a continuar su tratamiento hormonal o para otras situaciones de salud como el VIH, se les niega medicamentos por semanas o meses, prácticamente es imposible recibir un tratamiento y ser migrante aunque exista la necesidad,” dijo Portillo.

El día 6 de Junio activistas de diversas ciudades de Estados Unidos y México hicieron acciones, vigilias para exigir la repatriación de Roxana, pero también una autopsia independiente; sobretodo parar las detenciones de personas trans quienes enfrentan discriminación y violencia en sus países de origen, y también durante el trayecto migratorio, el cual se ve agudizada en los centros de detención, muchos de los cuales son privados y no pertenecen al gobierno de Estados Unidos por el desbordamiento de casos, corriendo el riesgo de sufrir graves violaciones de derechos humanos por parte de personas particulares y de estas empresas privadas.

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.