/A PESAR DE PROTESTAS ENEE Y EEH NO RESUELVEN PROBLEMAS DE ENERGÍA

A PESAR DE PROTESTAS ENEE Y EEH NO RESUELVEN PROBLEMAS DE ENERGÍA

A lo largo y ancho del país se dan a diario protestas por los constantes cortes de energía que sufren los abonados de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) y la Empresa Energía Honduras (EEH).

Uno de los lugares más afectados en las últimas fechas es La Ceiba, desde que se quemó una parte de la planta térmica que proveía energía en la zona, los apagones llegan a durar hasta diez horas.

Luis Rojas, asesor de la Cámara de Comercio e Industrias de Atlántida (CCIA), denunció que “esta situación está afectando la actividad económica, tenemos el rubro de la ganadería, los restaurantes, talleres, salones de belleza y muchos otros emprendedores, que están teniendo pérdidas”.

Debido a esto, se ha vuelto  muy común que pobladores  de barrios y colonias al momento de ser afectados salga de sus casa para quemar llantas y bloquear calles.

En San Pedro Sula ocurre lo mismo, protestas en sectores como la populosa Colonia Planeta y Ticamaya son frecuentes, ante la impotencia realizan tomas en el bulevard.

Según autoridades los cortes de energía en ese sector se deben al sobrecalentamiento de los circuitos, tanto por falta de capacidad como por el calor de la temporada.

El  10 de mayo pobladores de la zona bajaron de un vehículo a dos empleados de la EEH y procedieron a quemar el carro, que se incendió completamente.

En La Lima, también en el departamento de Cortés, un menor resultó con una herida leve de bala cuando realizaban una toma de la calle exigiendo se resolviera el problema de la energía y se dio un enfrentamiento con la policía.

En Campamento, Olancho a principios de mes también se estuvieron realizando tomas de carreteras, ya que el suministro de energía se interrumpía hasta por tres horas cada día, dejando pérdidas a los comercios.

En la zona el problema radica en que la línea de transmisión que va de Tegucigalpa a Juticalpa no traslada la suficiente electricidad para cubrir la demanda.

A pesar de las protestas, ambas empresas no han demostrado tener capacidad para suplir a la población con energía de forma estable.