/MEDIO CATÓLICO ALERTA “MALA CONDUCTA FINANCIERA Y SEXUAL” DE OBISPO PINEDA DE TEGUCIGALPA

MEDIO CATÓLICO ALERTA “MALA CONDUCTA FINANCIERA Y SEXUAL” DE OBISPO PINEDA DE TEGUCIGALPA

Según una investigación realizada por el National Catholic Register, la decisión de dejar al obispo auxiliar Juan José Pineda Fasquelle a cargo de la arquidiócesis desde enero se hizo a pesar de una investigación papal que obtuvo “testimonios extremadamente graves” sobre la supuesta mala conducta financiera y sexual de Pineda.

El Obispo auxiliar de Tegucigalpa, acusado de “abusar de seminaristas, tener una cadena de amantes masculinos y aterrorizar a quienes lo critican”, quedó a cargo de la arquidiócesis de Tegucigalpa, mientras que su cardenal arzobispo, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, se somete a un tratamiento del cáncer de próstata en Houston, Texas.

La decisión, según plantea el portal LifeSiteNews, plantea dudas sobre por qué el Papa Francisco y la Santa Sede no tomaron ninguna acción en respuesta al informe del investigador papal, que según se informó fue entregado personalmente al Santo Padre en mayo pasado.

El 21 de diciembre, el periódico italiano L’Espresso informó algunos de los hallazgos de la visita apostólica a la arquidiócesis de Honduras. La investigación fue llevada a cabo por el Papa Francisco a pedido del obispo Jorge Pedro Casaretto, el 17 de mayo de 2017. La investigación se centró en acusaciones de mala gestión financiera en la arquidiócesis por el Cardenal Maradiaga y acusaciones de mala conducta financiera y sexual por parte del Obispo Pineda.

El Cardenal Maradiaga, quien se desempeña como jefe del C9 “Consejo de Cardenales” asesoró al Papa Francisco en la reforma del Vaticano, denunció inmediatamente el informe L’Espresso, pero no abordó directamente las denuncias de conducta sexual inapropiada contra el Obispo Pineda, excepto para decir que Pineda había “pedido al Santo Padre una visita apostólica para limpiar su nombre”.

El 4 de marzo, el Registro Nacional Católico informó que había obtenido los testimonios de dos ex seminaristas de la arquidiócesis de Tegucigalpa, detallando las acusaciones de mala conducta sexual grave por parte del obispo Pineda.

Los eventos relacionados con el testimonio presuntamente ocurrieron en los últimos diez años, mientras que el obispo Pineda enseñaba en el seminario arquidiocesano.

Ambos testimonios fueron presentados al investigador del Vaticano en mayo pasado.

El primer seminarista testificó ante el obispo Casaretto que Pineda “intentó tener relaciones sexuales … sin mi autorización, durante el período en que estuve al servicio de él. En la noche se acercó a mí y tocó mis partes íntimas. Traté de detenerlo; en varias ocasiones, salí de la cama. Algunas veces fui al Santísimo Sacramento a orar para pedirle a Dios que eso deje de suceder “.

Pero el obispo Pineda “nunca respetó lo que le dije, no me tocó”, dijo el ex seminarista.

Después de rechazar repetidamente sus avances, el primer seminarista dijo que el Obispo Pineda “comenzó a actuar de forma extraña conmigo y se mantuvo alejado de mí, ya que no obtuvo lo que quería. Y con el tiempo buscó maneras de afectarme [es decir, me causaba problemas] “.

Según el Registro, el segundo ex seminarista declaró al obispo Casaretto que “fue testigo de primera mano de una relación impropia entre el obispo Pineda y un tercer seminarista”, mientras que los tres hombres se dedicaban a la pastoral.

El segundo ex seminarista dijo:

“El trabajo pastoral fue muy normal hasta que se comenzó a ver una situación extraña entre el obispo y [el tercer seminarista], incluso durmiendo en la misma habitación. Una noche trabajamos hasta tarde, el obispo me invitó a dormir con ellos. Esperaba que estuviera en una habitación separada; sin embargo, dormimos en la misma habitación. En la noche, el obispo se comportó de una manera extraña. … Cuando era temprano en la mañana, intentó abusar de mí; él quería poner su pierna sobre mí y su mano también. Inmediatamente reaccioné y lo aparté. Al día siguiente, todo fue normal para él, pretendiendo que lo había hecho anoche mientras dormía”.

Además testificó que el Obispo Pineda más tarde tomó medidas punitivas que mancharon su reputación y lo llevaron a su despido del seminario.

“Por lo tanto, le pido a la Santa Sede que se haga justicia con este obispo que abusa de la autoridad y que tiene un grave problema moral”, testificó el ex seminarista.

Dos “fuentes” reportadas por el portal National Catholic Register como “creibles”, que pidieron el anonimato “por temor a represalias si se revelan sus identidades” dijeron al Registro que las alegaciones contenidas en los testimonios de los ex seminaristas eran parte de una red más amplia de “acciones homosexuales realizadas por el obispo Pineda con sacerdotes, otros seminaristas y otras personas “.

Pineda supuestamente “prodigó obsequios e incluso compró un apartamento en el centro” para su primer asistente, un mexicano llamado Erick Cravioto Fajardo, que durante años vivió en una espaciosa sala adyacente a los alojamientos del cardenal en la residencia del arzobispo, Villa Iris. El obispo Pineda también vivió en la residencia”, explicó el reporte.

“La habitación de Cravioto estaba ‘justo al lado del cardenal’, que sabía perfectamente que Pineda pasaba horas y horas con él y nunca dijo nada, nunca hizo nada’, según la segunda fuente del Registro en Honduras. En cambio, dijo la fuente, el cardenal desestimó la relación del obispo con Cravioto y ‘puso excusas para todo’ “.

La supuesta cadena de amantes masculinos del Obispo Pineda también incluía a un hombre llamado Mike Estrada. Durante 12 años, el “Padre Mike”, como lo llamaban, fue capellán de la Policía Nacional de Honduras, ofreciendo misa, escuchando confesiones y celebrando funerales, con la aprobación del cardenal Maradiaga, aunque no hay constancia de que haya sido ordenado sacerdote. El “Padre Mike”, que aparece aquí en 2013 celebrando el funeral de un oficial de policía de 25 años de edad, disparado en el cumplimiento de su deber, renunció en enero de 2017, según medios hondureños.

El periódico católico también obtuvo documentos que mostraban el récord de costosos viajes al exterior del Obispo Pineda, que incluía dos boletos de primera clase a Madrid para “ver amigos cercanos”. Según informes, una de las escapadas españolas de Pineda se produjo después de que el Papa fuera informado de las acusaciones y lo envió a Madrid para un retiro jesuita de una semana.

Según el National Catholic Register, la investigación papal fue solicitada “por el cardenal Maradiaga y el obispo Pineda, en respuesta a las preocupaciones planteadas por los católicos locales”.

Según informes, el enviado especial del Papa, el obispo Casaretto, de 80 años, recibió testimonios de al menos 50 testigos, incluidos los antiguos seminaristas mencionados aquí.

Casaretto estaba “consternado y conmocionado” por los “testimonios extremadamente graves” que recibió con respecto a la mala conducta sexual y el fraude financiero, dijeron las fuentes del National Catholic Register.

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.