Los compromisos de Libre

Por Gilberto Ríos Munguía  Dentro de Libre tres fuerzas políticas disputan la tesis de la lucha partidaria, en el país la pésima administración gubernamental por parte del régimen, en todos los ámbitos de la responsabilidad del Estado y en particular con la pandemia, han llevado a la población en confinamiento a la reflexión y análisis del próximo proceso electoral como una alternativa. En Libre se proponen tres caminos para enfrentar a la dictadura. Las ideas...
Redaccion 2julio 27, 2020

Por Gilberto Ríos Munguía 

Dentro de Libre tres fuerzas políticas disputan la tesis de la lucha partidaria, en el país la pésima administración gubernamental por parte del régimen, en todos los ámbitos de la responsabilidad del Estado y en particular con la pandemia, han llevado a la población en confinamiento a la reflexión y análisis del próximo proceso electoral como una alternativa. En Libre se proponen tres caminos para enfrentar a la dictadura. Las ideas se han madurado primero al calor del debate interno de las Direcciones de Corrientes; también estos debates se han sostenido en otras fuerzas de oposición y se han mezclado con más ideas de otros sectores. Es necesario decir que agrupaciones del movimiento social están en el mismo ejercicio desde hace un tiempo atrás, lo mismo que otras organizaciones políticas y articulaciones con un nivel importante de incidencia.

Libre tiene un peso específico en el panorama político nacional; ha ganado dos procesos electorales en dos ocasiones consecutivas (2013 – 2017). El fraude se ha impuesto por la vía de la trampa y por los fusiles de los diferentes aparatos de represión del estado, que también cuentan con Escuadrones de la Muerte Activos. Centenares de asesinatos políticos han ocurrido en los últimos 11 años de represión. Todos los sectores sociales organizados han sido perseguidos y muchos /as de sus dirigentes asesinados /as, exiliados, despedidos, acechados etc. La tendencia general de la crisis y la descomposición social es evidente. La pandemia ha contribuido a que se agudicen las contradicciones, “y aún no ha venido lo peor”, el efecto en la economía apenas se ha mostrado.

Los compromisos del país con los organismos financieros  internaciones han aumentado estrepitosamente. La deuda externa podría aumentar en 4,000 millones de dólares; el decrecimiento se calcula en 6% para el 2020, la pérdida de empleos ronda los 500 mil y podría duplicarse. El golpe a la economía autónoma (llamada informal)  es más cruel todavía, ésta representa el 75% de la economía nacional. El descontento social demanda las propuestas más concretas sobre cómo acabar con la crisis: la primera es la necesidad del cambio de gobierno.

El personal médico y demás empleados de los hospitales operan con los mismos presupuestos anteriores a la pandemia y contribuciones particulares. La cifra de oficial de fallecidos sobrepasa los mil muertos, mientras las funerarias reportan el triple de fallecimientos y preparación de cuerpos con protocolo de coronavirus. Los insumos de protección biomédica no llegaron nunca a la población, tampoco las alternativas de vida. Con una curva aún ascendente en los contagios, un sector importante de la empresa privada presiona por el segundo intento de “Reapertura Inteligente”. (Desistieron en llamarlo “Nueva Normalidad”, porque era un eufemismo).

El bloque bipartidista principal, que representa el Partido Nacional  y el sector conservador y reaccionario del Partido Liberal, son los máximos responsables de la situación que enfrenta el país. Como bien apunta Milton Benítez, “El Perro Amarillo”, ahí, detrás de todo, también están los bancos (casi sin excepciones), el narcotráfico, el crimen organizado,  apoyados por sectores del Ejército y la Policía Nacional así como las cúpulas de las iglesias; muy cerca de todos ellos algunos sectores de sociedad civil que también mantienen el espectáculo del desgobierno.

Antes esto; la compañera Xiomara Castro plantea el boicot al fraude electoral, Wilfredo Méndez la participación política electoral a toda costa y en toda circunstancia, y Carlos Eduardo Reina plantea organizar el Alzamiento Popular Electoral. Esto debe provocar más debates porque también existen muchos eventos que causan incertidumbre en la población y demás fuerza de la sociedad. La unidad de Libre debe ser la orden del día. Nadie debe actuar para separar a sectores progresistas, democráticos y revolucionarios que componen a la oposición en su conjunto. La Unidad del Partido dentro de la diversidad de su pensamiento ha sido siempre su riqueza, como lo fue en el Frente Nacional de Resistencia Popular o como es siempre en las calles junto al pueblo.

 

Publicaciones relacionadas

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019