Con el carboncillo, la hondureña Loveira Talavera busca plasmar realismo en sus retratos

Una mujer lenca sosteniendo unas flores pintadas con colores vivos, en la cual se detalla su expresión con el grafito desde sus ojos hasta su sonrisa. Es uno de los últimos retratos hechos por la estudiante hondureña de arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Loveira Talavera. Su técnica favorita es el grafito por ser más versátil pero ha incursionado en otras técnicas como las acuarelas y los óleos, indicó. Lo más destacable...
Redaccion 2julio 13, 2020

Una mujer lenca sosteniendo unas flores pintadas con colores vivos, en la cual se detalla su expresión con el grafito desde sus ojos hasta su sonrisa. Es uno de los últimos retratos hechos por la estudiante hondureña de arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Loveira Talavera.

Su técnica favorita es el grafito por ser más versátil pero ha incursionado en otras técnicas como las acuarelas y los óleos, indicó.

Lo más destacable de sus retratos es el realismo plasmado con un técnica que para algunos puede parecer básica pero deja grandes acabados y provoca admiración.

“El grafito es la técnica preferida, vi un artista que me encantaba desde siempre que hacia realismo y me propuse esa meta y también tiene varias bondades, es versátil se pueden hacer muchas cosas, los materiales son fácil de conseguir y se puede hacer muchas cosas”, cuenta Talavera.

Las redes sociales le abrieron un espacio para compartir su arte y decide emprender luego de que un extraño inesperadamente admiró uno de sus dibujos. El extraño se le acercó para pedirle si le podía dibujar a su hijo

Desde ese momento ella ha vendido retratos y ha ayudado a estudiantes de distintas carreras que le han encargado otro tipo de trabajos como maquetas.

Para Loveira, inicialmente tratar de balancear su trabajo y estudios fue complicado inicialmente a medida que avanzaba en la carrera de arquitectura pero no se detiene en crear arte.

“Es complicado balancear, porque trabajo vendiendo retratos desde hace cinco años. Pero ya de lleno me metí hace cuatro años, empecé a hacer envíos nacionales y internacionales. Al inicio tenía más tiempo, ahora me toca desvelarme”, expresa Loveira.

Alrededor de 8 a 12 horas es el tiempo en que se tarda con un rostro normal, concentrándose en los detalles que resaltan en sus retratos. Antes de la pandemia del covid-19, lograba vender de seis a ocho retratos semanalmente pero ella cuenta que las ventas bajaron.

Es por eso que semanas atrás decide emprender enseñando a las personas.

“Las ventas bajaron casi a nada. En la semana recibía ofertas de trabajo, alrededor de dos hasta cuatro y ahora solo me preguntan los precios, ahorita no es la prioridad, por eso emprendí con los cursos porque es la forma de atraer, más que pedir un retrato buscan algo que hacer”, agregó Talavera.

Asimismo, dedica un poco de su tiempo para practicar otra clase de dibujos que pueda conectar con las personas, publicándolas en sus redes sociales y hasta temas sensibles con el fin de atraer al público.

 

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019