Personal de salud en riesgo de sufrir trastorno de estrés postraumático

Jornadas largas, con equipo de protección personal incómodo pero necesario y las visitas a pacientes en estado crítico que cada día llenan las salas de covid-19 ha causado que los trabajadores de salud sufran de ansiedad y de estrés postraumático. Los profesionales de la salud están liderando una batalla en primera línea contra un enemigo microscopio, intentando salvar las vidas con los pocos insumos, espacios y las condiciones precarias que tienen a su disposición. “Tengo...
Redaccion 2junio 30, 2020

Jornadas largas, con equipo de protección personal incómodo pero necesario y las visitas a pacientes en estado crítico que cada día llenan las salas de covid-19 ha causado que los trabajadores de salud sufran de ansiedad y de estrés postraumático.

Los profesionales de la salud están liderando una batalla en primera línea contra un enemigo microscopio, intentando salvar las vidas con los pocos insumos, espacios y las condiciones precarias que tienen a su disposición.

“Tengo 20 años en los que he visto morir mucha gente, que he estado trabajando con gente sumamente grave, que he visto el dolor y la ansiedad de los familiares. He visto llorar a gente fuerte, he visto a gente que se quiebra pero nunca, jamas en mis 20 años había visto lo que estamos viviendo”, dijo con un tono preocupado el jefe de la Sala de Cuidados Intensivos del Hospital Militar, el doctor Hugo Fiallos en un video que subió en las redes sociales.

El destacado doctor recibió una incapacidad por sufrir síndrome de estrés postraumático y el síndrome de “Burnout”, que es un trastorno que afecta el estado emocional o mental de una persona.

En todo el mundo, la pandemia del covid-19 ha tenido un impacto sobre los trabajadores de salud, por la sobrecargas de trabajo, de estrés, impotencia y otro tipo de desgastes. Enfermeras en Europa han llegado a quitarse la vida por la pesada carga emocional que enfrentan cada día y por el miedo de contagiar a sus familiares.

Detalló que el ambiente era de alta tensión, como algo espantoso ya que veía “morir tanta gente sedienta de oxigeno sin nadie que pueda llorar por ellos y cómo se manipulaban los cuerpos como altamente contagiosos”.

Además menciona que no es el único atravesando esta situación,  “La angustia, la ansiedad y el estrés de la gente que trabajamos en la unidad de cuidados intensivos, para no contagiarnos y tratar de ayudarle a las personas”, continuó. “Lamentablemente, en determinado momento yo era el único intensivista que quedaba en pie en el Seguro Social. Unos de mis compañeros se enfermaron y otros se incapacitaron, esto causó una mayor situación de estrés”.

“No aguante un día, salí del trabajo y me acuerdo que ese día dije que ya no aguanto, había perdido la motivación, la energía, no tenía ningún deseo de ayudar a la gente y ese no soy yo, no era yo, no era lo que quería hacer”, expresó el galeno. Fue en ese momento cuando decidió buscar ayuda, ya que empezaba a tener pesadillas y a despertar a media noche escuchando sonidos de ventiladores y de bombas de infusión.

“Lo más duro ha sido tres muertes, que vi cómo sus pupilas se dilataban mientras la vida se les escapaba y creanme que tengo esas imágenes grabadas en mi mente. Todavía lloro y esto me ha impedido estar con mis compañeros en esta batalla”, cuenta Fiallos.

Cada día, más de 20 fallecimientos por sospecha de covid-19 se registran en diferentes centros hospitalarios y más camas se reportan ocupadas. Los profesionales también no solo luchan en el frente de esta batalla, también han llegado a ser víctimas del covid-19.

Acerca de El Pulso

Propósito: Somos un equipo de investigación periodística, que nace por la necesidad de generar un espacio que impulse la opinión sobre los temas torales de la política, economía y la cultura hondureña. Estamos comprometidos con el derecho que la gente tiene de estar verdaderamente informada.

Derechos Reservados 2019