/28 DE JUNIO 2018, OTRO DÍA EN LAS HONDURAS

28 DE JUNIO 2018, OTRO DÍA EN LAS HONDURAS

Por: Alex Palencia.

El 28 de Junio de 2009 Honduras vivió uno de los acontecimientos más nefastos en tiempos de la historia moderna, la parasitaria oligarquía nacional dirigida por los Halcones del Pentágono, y temiendo que este país viera en el proyecto del Alba una posibilidad  de superar sus problemas históricos de pobreza extrema, falta de educación, salud, vivienda, etc. dieron juntos un fatal golpe de Estado, que retrocedió la ya estropeada nación 30 años en el tiempo, pero a la vez despertó a un pueblo que esta ese momento era absolutamente indiferente a esos problemas históricos. Y bien podemos decir ahora el adagio aquel que repetía mi abuela: “no hay mal que por bien no venga”.

Aun así, no podemos soslayar el difícil y largo camino que este pueblo se ha dispuesto recorrer,  en el sentido de Refundar al país, para recuperarlo del  secuestro histórico de su institucionalidad. La cual desde hace siglo ha sido manipulada, controlada e impuesta desde las cúpulas de los poderes fácticos representados en dos partidos políticos anacrónicos, como paraguas de legitimación ante una sociedad desinformada, ignara, indiferente y timorata.

Suficiente argumento fue para la derecha recalcitrante nacional el hecho de que un presidente quisiera preguntar a su pueblo si quería o no una nueva constitución, por cierto desde todo punto de vista, está más que un contrato social parece  un adefesio hecho a la medida de los interés de esa oligarquía asociada a los intereses norteamericanos en la región, no a las necesidades por resolver de un pueblo, que busca a través de este,  en un estado de bienestar para todas y todos.

La derecha internacional asustada por el hecho de que al fin en las Américas se había gestado  un proyecto  político que amenazaba con terminar de una vez por todas con la hegemonía imperialista en esta región, asociada a los interés de esa clase parasitaria, que al final y tal como ha sido históricamente, solo ha generado hambre  y miseria a estos pueblos colonizados. El Alba se presenta entonces  como una alternativa para revertir esa realidad, y en ese barco se alista como un remero más, José Manuel Zelaya Rosales. Quien caro ha de pagar su osadía de desafiar al imperio y sus achichincles nacionales que como perros de garra se lanzaron sobre el susodicho, y no lo pensaron dos veces para una oscura y lluviosa mañana sacarlo en pijama y en chancletas de su casa y luego enviarlo vía Palmerola afuera de las honduras.

A solo unas horas de este hecho los achichincles en una orgía política en pleno Congreso Nacional, si ningún pudor o aspavientos. Nerviosos y sentenciosos, leen una supuesta carta de renuncia del presidente hasta solo unas horas en funciones. Ese acto nos ha parecido uno de los de mayor cinismo en muchos años de historia de este maltratado país.

De por sí es un delito penado por la ley, que a cualquier ciudadano se le falsifique su firma, y no digamos que se FALSIFIQUE LA FIRMA DE UN PRESIDENTE, pero lo más insólito de esto es que, hasta el sol de hoy no se han deducido ninguna responsabilidad para quienes hicieron semejante acto de felonía, al contrario son quienes actualmente se jacta de ser personas honorables y honestas. Y que aún son parte de quienes toman grandes decisiones en los destinos de la nación.

El golpe de Estado del 2009 sirvió de alguna manera para desenmascarar a quienes han manejado la política en este país. Sus máscaras se cayeron mostrando sus monstruosos y desfigurados rostros, los cuales supurando la pus de la lepra de la indecencia, la inmoralidad, el cinismo y la barbarie, se mostraron en todo su oscuro esplendor.

Villa de San Miguel de Minas de las Heredias.

Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad única del columnista. El pulso comparte esta opinión para enriquecer el debate nacional sobre temas de importancia para la patria.