/25 ESTUDIANTES RECIBEN CINTA AMARILLA DE TAEKWONDO DE MANOS DEL EMBAJADOR DE COREA DEL SUR

25 ESTUDIANTES RECIBEN CINTA AMARILLA DE TAEKWONDO DE MANOS DEL EMBAJADOR DE COREA DEL SUR

25 estudiantes del C.E.B José María Casco en Tegucigalpa, reciben cinta amarilla de Taekwondo en manos del Embajador de Corea del Sur Seung-ki Shin y autoridades de Educación y Seguridad.

Como parte de las acciones de cooperación entre Honduras y Corea del Sur; se desarrolló el pasado 4 de junio la ceremonia de certificación de los primeros 3 meses de preparación en la disciplina marcial.


El evento contó con los discursos de apertura de la sub directora de la escuela, Marjorie Arías, agradeciendo a la Embajada surcoreana por el apoyo brindado al proyecto. Y quien se dirigió a la mesa principal integrada por las autoridades de la Secretaría de Educación y Seguridad hondureñas, el cuerpo diplomático y representantes de la Fundación para la Promoción del Taekwondo y el presidente del Gobierno estudiantil del centro escolar.


Al mismo tiempo, un grupo proveniente de Seúl, (capital surcoreana) realizaron una presentación sincronizada que arrancó aplausos y gritos a los y las niñas, madres y padres de familia que comentaban a las orillas de la cancha de fútbol del C.E.B., que estaban alegres que sus hijos llegaran a ser como aquellos jóvenes que volaban por el aire.

Las y los instructores que colaboran con el proyecto, también realizaron algunos ejercicios con los estudiantes más avanzados de las otras escuelas de la ciudad. Lanzando patadas de casi tres metros de altura y derribando a sus contrincantes casi con técnicas vistas únicamente en películas.

Rápidamente los límites de aquella cancha se habían rodeado de personas adultas y otros estudiantes que no querían perder el momento y además documentarlo en sus celulares, pues en definitiva, aquella escena, ambientada con música para peleas parecía en un celular; “una historia para compartir”.

El discurso del Embajador, contenía alegría de ser el pionero del programa no solo en Honduras, sino en América Latina y aprovechó para lanzar mensajes de motivación a las y los niños que iniciaron el camino.


Posteriormente a sus palabras, los y las niñas pasaron al centro de la cancha, se formaron en cinco filas de cinco, mientras obedecían a su instructor.

El tercer secretario y vicecónsul coreano, Youngjae Kim, comentaba en voz baja mientras observaba desde el público que “es increíble ver a los niños practicando una disciplina coreana, además, están aprendiendo coreano mientras lo practican”. Esto último porque algunas de las ordenes que se repiten en coro en ese idioma.

Por supuesto, el broche final lo pusieron aquellos estudiantes cuando mostraron lo aprendido rompiendo pequeñas tablas de madera con patadas y decoradas por los aplausos del público presente.

El evento concluyó con la entrega de las cintas amarillas en manos de las autoridades y mientras esto ocurría, Keneth Elvir, presidente del Gobierno estudiantil daba las últimas palabras de la jornada a través del micrófono desde donde lanzó un “gracias por tomarnos en cuenta”.