15 AÑOS DE PRISIÓN A TAXISTAS MEXICANOS QUE TRANSPORTEN INDOCUMENTADOS

Los taxistas del estado de Tabasco recibieron una advertencia muy puntual: o piden identificación a los inmigrantes antes de subirlos al coche, o van a la cárcel. Hasta 15 años. Las autoridades los acusarán de tráfico de personas, de lucrar la movilización indocumentada de hondureños, salvadoreños, guatemaltecos… si los pilla transportándolos. Desde hace años, transportar a centroamericanos era el pan de todos los días en la entidad, como transportar a mexicanos, como un negocio normal...
julio 10, 2019

Los taxistas del estado de Tabasco recibieron una advertencia muy puntual: o piden identificación a los inmigrantes antes de subirlos al coche, o van a la cárcel. Hasta 15 años. Las autoridades los acusarán de tráfico de personas, de lucrar la movilización indocumentada de hondureños, salvadoreños, guatemaltecos… si los pilla transportándolos.

Desde hace años, transportar a centroamericanos era el pan de todos los días en la entidad, como transportar a mexicanos, como un negocio normal hasta principios de julio, justo cuando la demanda había incrementado, porque en las terminales de autobuses comenzaron a pedir identificación tras la implementación de la campaña: “Identifícate” en hoteles y teminales de autobuses.

Los funcionarios de la Secretaría de Transportes llegaron primero a Tenosique y advirtieron a los choferes de los taxis. Luego, según la Unión de Taxistas Amarillos del Centro, que agremia 2,500 taxis en  Villahermosa, fueron con su asociación y dijeron que el tema va en serio, que en “caso de hacer caso omiso” irían a prisión: la tolerancia cero contra la inmigración ilegal no es un juego.

“Nos dijeron que debemos pedirle a todo usuario que creamos que no es ciudadano mexicano la credencial de elector para que no nos metamos en problemas: no quieren que se ingresen más inmigrantes a Tabasco”, comentó Luis Vidal Baeza, representante del gremio.

La medida cayó como una bomba ante defensores de derechos humanos. “Es impresionante la radicalidad de este gobierno: ni siquiera en Arizona, que es el estado más anti inmigrante en Estados Unidos, había hecho esto”, lamentó el activista migrante Primitivo Rodríguez.

“Ahora ni siquiera quieren llevarlos al hospital”, advirtió el sacerdote Tomás González, fundador del albergue La 72 en Tenosique, Tabasco, la primera ciudad entre Guatemala y el fronterizo estado. “En Saltillo los taxis también se niegan a llevar a personas migrantes a centros hospitalarios por temor a represalias. Es esta la 4ta transformación”, reprochó en su cuenta oficial de Twitter la Casa del Migrante en Coahuila fundada por el cura Pedro Pantoja.

Tabasco ha sido, por mucho, la entidad más dura en el trato oficial al inmigrante con medidas muy concretas que bloquean el tránsito.  Además de la amenaza a los choferes de llevarlos hasta 15 años a la cárcel por tráfico de indocumentados, se les quitaría la concesión de servicio público.

Las medidas fueron implementadas por el gobierno estatal –con Ramiro López Obrador, hermano del presidente Andrés Manuel, quien es responsable de Asuntos Fronterizos y Migración en la entidad–, pero se han hecho alianzas con alcaldes locales para que apoyen a concretarlas, realizar operativos de vigilancia en sus demarcaciones y denunciar la presencia de indocumentados.

Fuente: eldiariony.com