/¿QUIÉN ES FABRICIO ALVARADO, EL PASTOR EVANGÉLICO QUE LIDERA EL RESULTADO DE LAS ELECCIONES EN COSTA RICA?

¿QUIÉN ES FABRICIO ALVARADO, EL PASTOR EVANGÉLICO QUE LIDERA EL RESULTADO DE LAS ELECCIONES EN COSTA RICA?

En 2014, menos de una semana después de que Luis Guillermo Solís asumió el cargo de Presidente de Costa Rica, la bandera del arco iris se levantó sobre la residencia presidencial por primera vez para conmemorar el Día Internacional contra la Homofobia. Ese fue el inicio de una relación conflictiva con los conservadores religiosos de ticos, que ven en el gobierno de Solís una amenaza a sus valores. La fertilización in vitro, un plan para reconocer las uniones civiles para parejas del mismo sexo, la publicación de guías de educación sexual por parte del Ministerio de Educación y el anuncio de cursos que incluirían una discusión sobre la diversidad sexual han sido temas recurrentes en durante los últimos cuatro años que hoy están por cambiar el panorama político del país.

Los conservadores religiosos, enfadados por un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que ordena a Costa Rica permitir el matrimonio homosexual, ayudaron esta semana al candidato evangélico Fabricio Alvarado a terminar de primero en las elecciones presidenciales del país y lo colocaron a un paso de la presidencia.

Alvarado, de 43 años, es el único legislador actualmente en la Asamblea Legislativa que representa a su Partido Nacional de Restauración. Aunque carecía del respaldo del partido mayoritario, disfrutó de un gran reconocimiento, especialmente en los círculos evangélicos, como predicador y cantante cristiano, algunas de cuyas canciones figuran en Spotify.

Es periodista de formación, conocido por su estilo de habla apasionado. Los analistas dicen que sus antecedentes trabajando para uno de los principales noticieros de televisión del país le proporcionaron una facilidad en la campaña electoral frente a las cámaras y durante los debates.

Alvarado, se describe a sí mismo como un pastor que no predica desde un solo púlpito sino un “salmista” carismático que llenaba las iglesias con su música.

El veredicto sobre matrimonio homosexual de la CIDH, como el movimiento social que generó la decisión del gobierno de permitir la fertilización in vitro, así como el rechazo de gran parte de la sociedad tica a que en la educación sexual se hablara de diversidad en las escuelas, que generó el movimiento “A mis hijos los educo yo,” fue la base social que permitió a Alvarado crecer en las urnas.

Alvarado aprovechó al máximo el veredicto sobre el matrimonio homosexual, que es ampliamente impopular en Costa Rica. Pasó de tener el 2 por ciento o 3 por ciento en diciembre en las encuestas de intención de voto, a ser el primero de 13 contendientes con el 24.9 por ciento de los votos.

También se benefició, al menos con algunos votantes, de la reacción violenta y la burla a través de un video que circuló entre los rivales y se difundió en línea. Mostraba a su esposa orando y hablando en lenguas.

“La falta de respeto y las bromas que sufrieron estas personas me hicieron sentir empatía”, dijo Ricardo Alfaro, un músico profesional que decidió votar por Alvarado.

El ascenso de Fabricio Alvarado también coincidió con un declive para los partidos tradicionales de esta nación centroamericana, reconocida desde hace mucho tiempo por su estabilidad política y relativa prosperidad. La corrupción, el crimen y un déficit obstinadamente inflado ha desencantado a los votantes de los partidos tradicionales.

“Creo que el panorama general es el continuo quiebre del sistema bipartidista en Costa Rica que ha dominado los últimos 60 años”, dijo Michael Allison, profesor de ciencias políticas especializado en América Central en la Universidad de Scranton en Pensilvania. “Tal vez esta elección realmente ha puesto el último clavo en su ataúd”.

Luis Guillermo Solís, presidente de Costa Rica, fue electo con el PAC, un partido no tradicional. En tercer lugar, por segunda vez consecutiva, ha quedado el tradicional Partido de Liberación Nacional que logró apenas un 19 por ciento de los votos.

Fabricio Alvarado enfrentará en la segunda ronda a Carlos Alvarado, de 38 años. Aunque tienen el mismo apellido, no tienen parentesco. El Partido de Acción Ciudadana de Carlos Alvarado abiertamente respalda el matrimonio entre personas del mismo sexo, terminó 3 por ciento abajo de Fabricio Alvarado.

Independientemente de si gana, dependerá de la capacidad del PAC y PLN de aliarse para hacerle frente a Alvarado, pero su partido de Restauración Nacional alcanzó al menos 14 escaños en la próxima Asamblea Legislativa, convirtiéndolo en el segundo bloque más grande y dándole una gran voz en la política del país.

El desafío para Fabricio Alvarado en la segunda ronda será ganar votos más allá de los conservadores religiosos y ofrecer soluciones a otros problemas, como el déficit.

Pero en su discurso de victoria en la noche de las elecciones, mantuvo el mensaje del forastero que lo había llevado hasta allí: “Costa Rica ha dejado en claro a los políticos tradicionales: nunca más se meta con la familia, nunca más se meta con nuestros hijos”.

Si el matrimonio entre personas del mismo sexo sigue desempeñando un papel importante en la campaña, podría favorecer a Fabricio. Pero en última instancia, ambos pueden necesitar convencer a los votantes sobre más problemas prácticos.

Óscar Estrada (Honduras, 1974). Es guionista, novelista y abogado. Productor de radio novelas y documentales sociales. En 2008 dirigió el largometraje «El Porvenir». Ha publicado los libros «Honduras, crónicas de un pueblo golpeado» (2013), la novela «Invisibles» (2012) y más recientemente su colección de cuentos «El Dios de Víctor y otras herejías» (2015). Fundador de la revista «Lastiri». Actualmente dirige la editorial con sede en Washington D.C. Casasola LLC.